Muere Abimael Guzmán, el líder del grupo guerrillero peruano Sendero Luminoso

·5  min de lectura
Abimael Guzmán acude ante el juez en 2018.
Abimael Guzmán acude ante el juez en 2018.

Abimael Guzmán, el fundador y líder del grupo guerrillero peruano Sendero Luminoso, murió este sábado a los 86 años en la prisión de máxima seguridad en la que cumplía cadena perpetua desde 1992.

Así informó el propio centro de detención en un comunicado que hizo público el Instituto Nacional Penitenciario de Perú (INPE) en su cuenta de Twitter.

Guzmán falleció a las 6:40 hora local debido a "complicaciones en su estado de salud", de acuerdo al Comité Técnico del Centro de Reclusión (CEREC) de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao.

Su salud había empezado a deteriorarse el 13 de julio y el 20 de ese mes recibió atención geriátrica en un centro de salud, según le dijo a RPP Noticias la jefa del INPE, Susana Silva.

Guzmán llegó a ser el hombre más buscado de Perú en los 80 y los 90.

La guerra entre el grupo armado que encabezaba, Sendero Luminoso, una agrupación de inspiración marxista-leninista-maoísta, y el Estado peruano dejó en aquellas dos décadas cerca de 69.000 muertos y desaparecidos, según la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) de Perú.

El hombre más buscado

El fallecimiento de Abimael Guzmán ocurre un día antes de que se cumplieran 29 años de su captura, el 12 de septiembre de 1992 en una casa del barrio de Surquillo, en Lima, por un grupo especial de inteligencia de la policía.

Su imagen enjaulado y vistiendo un traje de rayas blancas y negras dos semanas más tarde le dio la vuelta al mundo. 

Abimael Guzmán
Abimael Guzmán, enjaulado y vestido de rayas el 24 de septiembre de 1992.

Nació el 3 de diciembre de 1934 en la provincia de Islay, Arequipa, donde se fue criado por un rico comerciante después de la muerte de la madre.

Tuvo una educación privilegiada. Asistió a una escuela secundaria católica privada y luego a la universidad de Arequipa, donde una de sus disertaciones fue sobre el filósofo alemán Immanuel Kant.

Mientras estaba en la universidad se interesó por el marxismo. Para 1962 se había ganado un lugar como profesor de filosofía en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga en Ayacucho, ciudad del sur de los Andes.

Inspirado en las ideas del líder comunista Mao Zedong, Guzmán viajó a China en 1965 y en 1967. De vuelta en Perú, alentó a académicos de ideas afines a unirse a él en la universidad de Ayacucho.

En 1969, él y otros 11 fundaron Sendero Luminoso. El nombre fue elegido como un guiño al comunista peruano José Carlos Mariátegui, quien dijo que "el marxismo-leninismo abrirá el sendero luminoso hacia la revolución".

Libros de Abimael Guzmán
Los libros de Abimael Guzmán reposan en un museo de la Dirección Antiterrorista de Perú, dedicada a Sendero Luminoso.

Inspirado por el maoísmo, el grupo guerrillero intentó liderar una "guerra popular" del campo a la ciudad para derrocar la "democracia burguesa" de Perú y establecer un Estado comunista. 

El grupo no se involucró en la lucha armada al principio, sino que era una rama del Partido Comunista de Perú. 

En 1978, Guzmán creó el Comité Permanente de Sendero Luminoso, que estaría al mando del grupo, y en el que Guzmán ocupó el primer lugar.

El inicio del conflicto sangriento

El punto de inflexión se produjo en 1980 cuando los militares, que habían gobernado Perú durante 12 años, permitieron la celebración de elecciones democráticas.

Sendero Luminoso perpetró su primer ataque al quemar las ánforas de votación de la pequeña ciudad de Chuschi, en Ayacucho. El objetivo del grupo guerrillero era establecer un estado comunista y, por lo tanto, no estaba interesado en el proceso democrático.

En cambio, tomó áreas rurales y sembró el miedo a través de ejecuciones públicas, a lo que siguieron años de atentados y carros bomba.

La reacción del gobierno

El gobierno reaccionó declarando un estado de emergencia en las tierras altas y armó milicias locales conocidas como "rondas" para contraatacar.

Las atrocidades cometidas por los militares en su lucha contra los rebeldes llevaron a algunas personas, especialmente en las zonas rurales, a ponerse del lado de Sendero Luminoso.

Pero la brutal aplicación de sus propias reglas por parte del grupo socavó el apoyo de muchos de aquellos que al principio simpatizarían con sus objetivos.

Uno de los incidentes más mortíferos ocurrió en 1983, cuando en el área de Santiago de Lucanamarca mataron a 69 lugareños con hachas, machetes y pistolas como represalia de la muerte de un comandante de Sendero Luminoso.

Pero estos actos no se limitaron a las zonas rurales. 

En 1992, dos camiones bomba detonados por Sendero Luminoso en el distrito de Miraflores, en Lima, dejaron 25 muertos y 155 heridos.

La captura de Guzmán

Las autoridades habían sospechado durante mucho tiempo que los rebeldes se escondían en apartamentos en Lima y sospechaban particularmente de uno que era propiedad de la bailarina Maritza Garrido Lecca.

Aunque ella afirmó que vivía sola, el apartamento generaba demasiada basura para una sola persona.

Cuando los agentes lo registraron, encontraron medicamentos para tratar la psoriasis, una afección cutánea que se sabía que Guzmán padecía.

Los oficiales arrestaron a Guzmán adentro, junto con su segunda esposa, Elena Iparraguirre, y varios otros miembros del grupo. Según los informes, estaba viendo boxeo por televisión cuando fue arrestado.

Juicio Abimael Guzmán
El 11 de septiembre de 2018, Abimael Guzmán fue condenado a una segunda cadena perpetua por un atentado con un carro bomba que dejó 25 muertos en un barrio residencial de Lima en 1992.

Tras tres días de juicio, los jueces que llevaban capuchas para ocultar sus identidades condenaron a Guzmán a cadena perpetua.

Fue enviado a una base naval en alta mar en la isla de San Lorenzo.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional (TC) anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio civil. Finalmente, en 2006 el Poder Judicial lo sentenció a la misma pena por el delito de "terrorismo contra el Estado".

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Este chofer quiso ganarle a esta calle empinada y terminó en desgracia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.