Perú no baja la guardia, amplía estado de emergencia por coronavirus hasta fines de noviembre

·1  min de lectura
Foto de archivo ilustrativa del aeropuerto de Lima en la jornada de su reapertura para los vuelos internacionales tras un cierre de seis meses por la pandemia de coronavirus
Foto de archivo ilustrativa del aeropuerto de Lima en la jornada de su reapertura para los vuelos internacionales tras un cierre de seis meses por la pandemia de coronavirus

LIMA, 28 oct (Reuters) - El presidente peruano, Martín Vizcarra, dijo el miércoles que ampliará el estado de emergencia hasta fines de noviembre y exhortó a no bajar la guardia contra la pandemia, pese a que los contagios y las muertes por COVID-19 se han desacelerado.

La emergencia, que culminaba a fines de octubre, incluye el toque de queda nocturno, una prohibición de reuniones y limitaciones al tránsito de personas en algunas regiones del país, que tiene casi 892.500 casos de coronavirus y unos 34.260 muertos.

"Hemos tenido semanas y meses de buenos resultados. No cambiemos esta tendencia por irresponsabilidades de nosotros mismos", dijo Vizcarra en una conferencia de prensa. "No queremos que haya un rebrote y esto depende de nosotros, de los ciudadanos, de las familias. Seamos responsables".

En tal sentido, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, pidió a la población evitar salir de sus casas en los días festivos del próximo fin de semana, como la fiesta de Hallowenn, la canción criolla en Perú y el Día de Todos los Santos el domingo.

Los contagios se vienen reduciendo desde septiembre. En los últimos días se han sumado unos 1.900 diarios en promedio, por debajo del pico de 10.000 por jornada a mediados de agosto. Asimismo los fallecidos descendieron a 60 en promedio diario, desde más de 300 diario de mediados de junio, según datos oficiales.

Tras poner en marcha medidas para reactivar a economía con menos restricciones a la ciudadanía, el Gobierno ha autorizado desde noviembre la reapertura limitada de las iglesias, los museos y las playas.

(Reporte de Marco Aquino. Editado por Javier Leira)