Perú autoriza las misas tras ocho meses de prohibición por la pandemia

·2  min de lectura
"Queremos recordar con esta misa a todos los difuntos que han sufrido en la pandemia", dijo el arzobispo de Lima, Carlos Castillo
"Queremos recordar con esta misa a todos los difuntos que han sufrido en la pandemia", dijo el arzobispo de Lima, Carlos Castillo

Las iglesias de Perú podrán celebrar misas y ceremonias a partir del 15 de noviembre aunque con fuertes restricciones por la pandemia de covid-19, informó este jueves el gobierno, que había prohibido estos rituales durante ocho meses para evitar contagios.

"Las entidades religiosas podrán celebrar ritos y prácticas religiosas de naturaleza colectiva, con un aforo no mayor a un tercio de la capacidad total de los templos o lugares de culto", indica la nueva normativa publicada en la gaceta oficial.

Además, los fieles asistentes deberán portar obligatoriamente mascarilla y máscara plástica durante todo el evento, y no tendrán permitido hablar entre ellos ni cantar.

También se exige que las puertas y ventanas de los templos permanezcan abiertas, con el objetivo de favorecer la circulación de aire y evitar la concentración del coronavirus.

Como en muchas otras actividades públicas desde que surgió la pandemia, los fieles deberán tomarse la temperatura antes de ingresar al evento para confirmar que no hay fiebre, así como lavarse las manos y mantener una distancia física de 1,5 metros dentro de los templos. 

Las autoridades desaconsejaron la asistencia de niños, adultos mayores y personas con discapacidades.

El permiso se logró tras una semana de reuniones entre representantes del gobierno y de las iglesias para reanudar las ceremonias sin faltar a las medidas de bioseguridad.

El gobierno ya había autorizado la reapertura de los templos a partir del 2 de noviembre, pero había negado el permiso para celebrar misas ante el temor de que las aglomeraciones provoquen nuevos focos de contagio.

La iglesia católica, que acapara al 85% de la población en Perú, había anunciado hace una semana que desoiría esa medida argumentando la libertad de culto. Las iglesias cristianas y evangélicas también protestaron.

Perú, con más de 32 millones de habitantes, registra más de 911.787 casos de covid-19 y 34.671 fallecimientos por esta enfermedad desde marzo, cuando llegó la pandemia al país.

Las cifras de muertes y contagios diarios han ido bajando paulatinamente desde agosto, cuando se alcanzó un récord de 277 muertos y 10.143 casos.

En octubre el promedio diario rondó los 69 decesos y 2.957 contagios, según las cifras oficiales. No obstante, Perú es el país con la mayor tasa de mortalidad en el mundo, con 107,27 muertes cada 100.000 habitantes.

En las últimas semanas, el gobierno relajó el toque de queda nocturno y dominical decretado para contener la pandemia, pero aún permanecen cerrados los cines, teatros y está restringido el acceso a las playas y estadios de fútbol.  

ljc/yo