Perú asume la Presidencia pro tempore de la Comunidad Andina

·2  min de lectura
Martin Mejia/AP

El jefe de Estado peruano, Pedro Castillo, recibió ayer lunes de manos de su homólogo ecuatoriano, Guillermo Lasso, la Presidencia pro tempore de la Comunidad Andina (CAN), un cargo que ejercerá durante un año y en el que buscará “cerrar brechas”.

“Para mí es un honor haber desempeñado la Presidencia pro tempore de la Comunidad Andina, tengo el gusto de entregar este testigo ahora al presidente de Perú, Pedro Castillo, buen amigo, a quien deseo el mayor de los éxitos como el nuevo presidente pro tempore”, dijo Lasso en una ceremonia celebrada en Lima.

En el breve acto, con el que concluyó la XXII Reunión del Consejo Presidencial Andino, Castillo dijo que es “un reto” asumir el cargo“, y sostuvo que queda en las manos de los peruanos “abrir los espacios” al resto de integrantes del bloque, compuesto también por Bolivia y Colombia, además de Ecuador y Perú, “para ser una sola familia”.

Poco antes, durante su intervención en la reunión presidencial, el gobernante peruano pidió recuperar “como miembros plenos a Chile y Venezuela”, países con los que comparten “la herencia andina, tanto en lo geográfico, como en lo político, lo histórico y lo social”.

En este sentido, el mandatario se preguntó “por qué no pensar en una integración subregional que, en torno a la idea de una “patria andina, alcance a Argentina”.

También invitó a sus homólogos “a llevar a cabo una reingeniería social de la CAN que ponga a las personas como eje central del proceso de integración y fin último de esos avances” y dijo que ese será un “asunto central” mientras ejerza la Presidencia pro tempore del grupo.

Para ello, propuso realizar “un ejercicio de reflexión conjunta sobre el fortalecimiento y actualización de la dimensión social de la comunidad andina”.

El objetivo es el de “generar políticas públicas que respondan a demandas y necesidades actuales de la población”, así como apuntar “a la reducción de las desigualdades en la suberegión andina”.

“Producto de esta evaluación, podremos reorientar las áreas prioritarias de nuestro trabajo en la CAN y, de ser necesario, adecuar la infraestructura a las nuevas demandas”, apostilló Castillo.