Perú acepta entregar temporalmente a EE.UU. al neerlandés Joran Van der Sloot

·2  min de lectura

Lima 10 may (EFE).- Perú accedió este miércoles a entregar de manera temporal al neerlandés acusado de asesinato, Joran Van der Sloot, quien cumple condena desde 2012, tras la petición de Estados Unidos que pretende procesarlo por otros delitos, informó el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Daniel Maurate Romero.

En un comunicado del Gobierno, el ministro Maurate señaló que el Ejecutivo ha decidido acceder a la solicitud de entrega temporal formulada por las autoridades estadounidenses del ciudadano neerlandés, "para su procesamiento en Estados Unidos por la presunta comisión de los delitos de extorsión y estafa, en agravio de Elizabeth Ann Holloway".

La decisión fue tomada en el Consejo de Ministros celebrado este miércoles en Palacio de Gobierno.

Van der Sloot fue condenado a 28 años de cárcel en 2012 por el homicidio de la peruana Stephany Flores en 2010, a quien conoció en un casino y posteriormente la llevó a su habitación de hotel, donde la estranguló para robarla, por lo que decidió fugarse a Chile, país de donde fue expulsado y devuelto a Perú.

Confesó este crimen para intentar reducir la pena solicitada por la Fiscalía, y 5 meses después, en marzo de 2012, la Justicia peruana anunció que el neerlandés sería extraditado a los Estados Unidos tras cumplir su condena en Perú.

En ese momento, se declaró procedente una solicitud para que sea juzgado por la presunta comisión de extorsión y estafa contra la estadounidense Elizabeth Ann Holloway, madre de la desaparecida Natalee Holloway.

Van der Sloot es uno de los principales sospechosos de la desaparición de Holloway, quien fue vista por última vez junto a él en 2005 durante su viaje de graduación a Aruba, una isla del Caribe de soberanía de Países Bajos donde residía el acusado.

En 2014, el neerlandés fue internado en un penal para presos de alta peligrosidad por amenazar de muerte al director de la prisión donde estaba hasta ese momento

Le respondió con amenazas cuando le requisaron un teléfono móvil que poseía, pese a estar prohibida su tenencia en la prisión de Piedras Gordas, a las afueras de Lima, dijeron las fuentes del Instituto Nacional Penitenciario.

Por ese motivo fue trasladado a la prisión de Challapalca, a 4.800 metros de altura en la sierra sur de Perú, donde la temperatura puede pasar de los 9 grados centígrados durante el día a 20 grados bajo cero en la noche.

Ese mismo año, se casó con una ciudadana peruana en la cárcel con la que esperaba un hijo.

(c) Agencia EFE