La "Pequeña Polonia" de México a la que llegaron cientos de refugiados de la Segunda Guerra Mundial

·1  min de lectura

"Sabiendo cómo estaba la situación en Polonia en tiempo de la guerra y ver cómo nos acogió México, pues yo vi aquí el paraíso terrenal", dice Valentina Gryuck.

Con 83 y 97 años, Gryuck y Frania Pater aún recuerdan nítidamente el momento en el que llegaron a León, en el estado mexicano de Guanajuato, en 1943.

A finales de la década del 30, Polonia parecía un país condenado a desaparecer: por el oeste fueron invadidos por el ejército nazi de Hitler, a lo que la Unión Soviética respondió ocupando territorios polacos por el este.

Gryuck y Pater, como otros miles de polacos, fueron enviadas a los campos de trabajos forzados en Siberia.

Pero su suerte cambió cuando, años más tarde, Alemania invadió la URSS y el gobierno soviético se incorporó al bando de los aliados con Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos. Una de las condiciones de los ingleses fue que la URSS liberara a los ciudadanos polacos.

Ante esta situación, se decidió mover a los refugiados a Irán, pero su estancia en Teherán tampoco se pudo prolongar mucho. Pareciera que ningún país estaba dispuesto a ofrecerles un asilo permanente. Finalmente, a mediados de 1943, seis países de África Oriental y México se ofrecieron a recibirlos.

En 1943, Gryuck y Pater, junto a otros cientos de refugiados polacos, encontraron en la hacienda de Santa Rosa, a 10 km de León, su nuevo hogar.

77 años después de su llegada a México, Gryuck y Pater cuentan su historia en este reportaje especial de BBC Mundo.

Reportaje y producción: Marcos González Díaz | Cámara: Gustavo Huerta | Edición de video: Agustina Latourrette | Editora: Natalia Pianzola.

Noticias relacionadas