Pepe Mujica: "En vez de traer 100 mil cagadores argentinos, preocupémonos de que los nuestros inviertan acá"

LA NACION

"En vez de traer 100 mil cagadores argentinos preocupémonos de que los nuestros inviertan acá". Polémico, como suele ser, el expresidente uruguayo José "Pepe" Mujica cuestionó el plan de Luis Lacalle Pou, el mandatario electo que asumirá en marzo, para que miles de familias argentinas se radiquen en Uruguay.

"Tenemos unos US$ 24 mil millones desparramados por el mundo. ¿Por qué no intentamos que una parte de esa plata venga para el país?", dijo Mujica al diario El Observador.

Y agregó: "Tenemos que ir hacia un Estado que le dé espalda a los emprendimientos productivos locales, no como gestor, sino en alianza con los privados". Asimismo, aseveró que el combate al "rentismo que no genera valor" será una de sus "principales preocupaciones" del próximo Senado.

La semana pasada, desde el nuevo gobierno uruguayo anunciaron su intención de mejorar las condiciones jurídicas y económicas para aprovechar el interés de familias argentinas de instalarse en el país. "Uruguay tiene una divina oportunidad para que se radiquen familias no solo de vecinos del Mercosur, sino del mundo. Y nosotros ahí tenemos algunas cosas para hacer", dijo el presidente electo y abrió así el debate .

Mujica no fue el primero en reaccionar. Hace unos días, el ministro de Economía Danilo Astori, del Frente Amplio como el exmandatario, dijo que esta idea mostraba la "impericia" de Lacalle Pou. "Está proponiendo retroceder a tiempos que Uruguay superó hace bastante, suscribiendo acuerdos internacionales de intercambio de información y de combate al lavado de activos y a todos los delitos que están asociados", dijo.

El aún presidente Tabaré Vázquez también habló al respecto y aseguró que "no es una cosa fácil". "Sería mucho mejor para el país tener un mercado interno de seis millones de habitantes, porque sería el motor que impulsaría la economía, fundamentalmente cuando cae el negocio en el extranjero", indicó y recordó que durante el gobierno de Mujica (2010-2015) llegaron familias sirias y de Medio Oriente y que la experiencia no fue exitosa.