EEUU bombardea en Irak a milicia chií respaldada por Irán

LOLITA C. BALDOR
El secretario de Defensa de Estados Unidos Mark Esper habla ante el Senado el miércoles, 11 de marzo del 2020, en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

WASHINGTON (AP) — Estados Unidos lanzó el jueves ataques aéreos en Irak contra miembros de una milicia chií respaldada por Irán que se cree es la responsable del ataque con cohetes que mató e hirió a soldados estadounidenses y británicos en una base al norte de Bagdad, informaron funcionarios estadounidenses.

Los funcionarios dijeron que aeronaves tripuladas estadounidenses atacaron cinco blancos, principalmente las instalaciones de armas de Kataib Hezbollah en Irak. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque las operaciones aún no eran públicas.

Los ataques marcaron una rápida intensificación en las tensiones con Teherán y sus grupos afiliados en Irak, sólo dos meses después de que Irán perpetrara un enorme ataque con misiles contra soldados estadounidenses en una base en Irak. La ofensiva ocurrió apenas horas después de que algunos líderes de defensa de Estados Unidos amenazaron con represalias por los ataques del miércoles, dejando en claro que sabían quién los había perpetrado y que se les responsabilizaría.

Según los funcionarios, dos de las localidades en las que se realizaron los ataques fueron la provincia de Karbala y Jurf al Sakhar.

Horas antes, el secretario de Defensa Mark Esper dijo a los reporteros en el Pentágono que el presidente Donald Trump le había autorizado tomar las acciones que considerara necesarias.

“Vamos a tomar esto un paso a la vez, pero los perpetradores deben rendir cuentas”, comentó Esper. “No les disparas a nuestras bases y matas a estadounidenses y te sales con la tuya”.

Dos soldados estadounidenses y un británico murieron y otros 14 resultaron heridos después de que 18 cohetes impactaron la base el miércoles. El ejército de Estados Unidos informó que los cohetes Katyusha fueron disparados desde un vehículo que fue localizado por las fuerzas de seguridad iraquíes cerca de la base después del ataque.