El Pentágono adopta medidas que revocan el veto de Trump a los transgénero

Agencia EFE
·2  min de lectura

Washington, 31 mar. (EFE).- El Pentágono anunció este miércoles una serie de medidas que revocan las políticas adoptadas por el Gobierno del expresidente Donald Trump (2017-2021) que impedían que los transgénero sirvieran en las Fuerzas Armadas de EE.UU.

Las nuevas disposiciones del Departamento de Defensa permiten a los miembros de ese colectivo alistarse y servir con el género con el que se identifiquen.

También tendrán acceso a asistencia médica en su proceso de transición de sexo si lo requieren, explicó el portavoz del Pentágono, John Kirby en una rueda de prensa.

Precisamente este miércoles, el presidente Joe Biden se convirtió en el primer mandatario estadounidense que conmemora el Día Internacional de la Visibilidad Transgénero, y pidió respetar "el valor y la dignidad" de estas personas.

En los últimos dos meses la cartera de Defensa ha estado desarrollando estas medidas, después de que Biden ordenara cinco días después de su investidura, el pasado 20 de enero, la derogación del veto a los transgénero en las Fuerzas Armadas impuesto por Trump.

La orden ejecutiva de Biden establecía que todos los estadounidenses que estén cualificados para servir como soldados puedan hacerlo.

Las medidas anunciadas hoy por el Pentágono y que entrarán en vigor en 30 días prohíben, además, la discriminación por identidad de género.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, ha solicitado también que se revisen los expedientes de soldados que hayan sido dados de baja o a los que se les haya denegado realistarse debido a su identidad de género, bajo las políticas de la Administración de Trump.

Hasta hace unos años, los transgénero no podían servir en las Fuerzas Armadas hasta que la Administración de Barack Obama (2009-2017), en la que Biden fue vicepresidente, levantó esta prohibición en 2016.

Más tarde, Trump anunció en julio de 2017 que tenía la intención de vetar a todas las personas transgénero en las Fuerzas Armadas "por los altos costos que implicaba"; y posteriormente la Casa Blanca aconsejó que no se permitiera el reclutamiento de personas que pudieran querer en un futuro someterse a una operación de cambio de sexo.

Finalmente el Departamento de Defensa durante la era Trump presentó en marzo de 2018 una normativa que establecía que las personas con "un historial de disforia de género (...) quedan descalificadas del servicio militar excepto bajo circunstancias limitadas".

(c) Agencia EFE