La pensión de esta ex comisionada es ahora la mayor de un funcionario electo de Miami

·2  min de lectura
Roberto Koltun/El Nuevo Herald

Los contribuyentes de Miami acaban de empezar a pagar la pensión más elevada a cualquier funcionario electo en el sistema de jubilación de la ciudad: $127,210.66 al año para la ex comisionada municipal Michelle Spence-Jones.

Spence-Jones, que fue suspendida y reincorporada hace una década tras ser absuelta de los cargos de soborno y hurto mayor, recibió recientemente su primer pago de pensión mensual de $10,600 tras cumplir 55 años en agosto, según los registros financieros de la ciudad facilitados al Miami Herald. Recibirá la misma cantidad cada mes durante el resto de su vida. Spence-Jones es la última ex funcionaria electa en alcanzar la edad de jubilación en el programa de pensiones de la ciudad, que se cerró en 2009 durante la crisis financiera. Los comisionados y alcaldes elegidos después de octubre de 2009 no son elegibles para una pensión.

Aunque en su día era un beneficio modesto ligado a los salarios relativamente bajos de los funcionarios electos, los importantes aumentos salariales del alcalde y los comisionados en la década de 2000 dispararon los pagos de pensiones del programa de jubilación.

A diferencia de otros empleados de la ciudad, como los bomberos y los policías, los funcionarios electos no tienen que contribuir a sus pensiones. Las pensiones de la policía y los bomberos tienen un tope de $120,000 al año, mientras que las de los funcionarios electos se basaban en los importes salariales más elevados que figuraban en sus formularios fiscales W-2 durante los tres últimos años de su mandato.

Spence-Jones es quien recibe el pago más grande de los seis ex comisionados y ex alcaldes del sistema, según el reporte actuarial más reciente sobre el programa de pensiones. El ex comisionado Wifredo “Willy” Gort, que dejó el cargo en 2019, está recibiendo $8,488.07 al mes, o $101,856.84 anuales. El beneficio mensual del ex alcalde Tomás Regalado es de $7,045.99, o $84,551.88 al año. El ex alcalde y actual comisionado Joe Carollo, de 67 años, es elegible para recibir una pensión mensual proyectada de $8,391.69 una vez que deje el cargo.

El tamaño del cheque mensual de Spence-Jones está vinculado a los pagos atrasados que recibió tras regresar de la suspensión, lo que infló el valor de su formulario de impuestos W-2 a $231,292 en 2011. El gran pago se incluyó en la fórmula usada para calcular su beneficio de pensión.

Spence-Jones no respondió a múltiples llamadas telefónicas y a un mensaje de texto en busca de declaraciones.

En los últimos seis años, los comisionados han considerado dos veces la reapertura del programa. En ambas ocasiones, el concepto suscitó las críticas de activistas de la ciudad y no consiguió impulso alguno.

La administración de la ciudad está planeando pagar $850,000 en el plan de pensiones en el próximo año presupuestario, que comienza el 1 de octubre.