Pensó que en ese SUV iba un miembro de una banda rival, pero eran agentes del FBI a quienes disparó

·2  min de lectura
MH

Un hombre de Miami acusado de disparar contra un vehículo sin marcas ocupado por dos agentes del FBI y un policía de Homestead fue sentenciado a 25 años de prisión tras declararse culpable de intento de homicidio y agresión con arma mortal.

James Robert Mills Jr., de 22 años, que fue sentenciado la semana pasada en un tribunal federal de Miami, admitió que abrió fuego contra el SUV blanco sin marcas mientras los tres agentes estaban de servicio a finales de enero en la zona de Homestead, según una declaración presentada con su acuerdo de culpabilidad en julio.

Una fuente confidencial que presenció el tiroteo dijo a los investigadores que Mills disparó contra el SUV porque el sospechoso pensaba que lo conducía un miembro de una banda rival, según una denuncia penal y una declaración jurada del FBI.

En la noche del 31 de enero, Mills estaba sentado en el asiento trasero de un coche estacionado con la ventanilla bajada cuando disparó contra el SUV que circulaba hacia el norte por Southwest 116th Avenue cerca de 222nd Street, según la declaración jurada. Después de que el SUV pasó, el coche en el que estaba Mills lo persiguió y continuó disparando al vehículo.

Los tres agentes que iban en el SUV pudieron escapar sin resultar heridos por la lluvia de balas. Los agentes no dispararon sus armas, dice la declaración jurada. Los investigadores encontraron dos agujeros de bala en el vehículo y recuperaron 24 casquillos de bala de nueve milímetros y un proyectil.

Con la ayuda de la fuente confidencial y de la policía de Miami-Dade, la investigación del FBI se centró en Mills y en un socio, el conductor del auto implicado en el tiroteo. Tras obtener una orden de registro federal, los investigadores se dirigieron al domicilio del conductor. Recuperaron una pistola Taurus del calibre 45 y una pistola Glock de 9 mm cargada con un cargador extendido. La Glock se encontró en el ático de la casa, donde Mills la escondió después del tiroteo, dice la declaración jurada.

El conductor dijo a los investigadores que él y Mills estaban presentes en el momento del tiroteo, y afirmó que Mills “estaba armado con un arma de fuego y que Mills disparó su arma”, según la declaración jurada. El conductor “admitió que él también estaba armado con un arma de fuego, pero negó haber disparado el arma”.