Pence se convierte en emisario de Trump en crisis de Corea

Por KEN THOMAS
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, a su llegada a la localidad fronteriza de Panmunjom, en la zona desmilitarizada que separa Corea del Sur de Corea del Norte desde la guerra en la península de Corea en la década de 1950, en Corea del Sur, el 17 de abril de 2017. (AP Foto/Lee Jin-man)

SYDNEY (AP) — A medida que creía la tensión en la Península de Corea, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que tiene la confianza del presidente Donald Trump pero poca experiencia diplomática, se convirtió en el primer funcionario estadounidense de alto perfil en viajar a la región después del lanzamiento fallido de un misil balístico de Corea del Norte.

Días después, el tranquilo exgobernador acudió a la Zona Desmilitarizada (DMZ, por sus siglas en inglés), que separa Corea del Norte de Corea del Sur, y observó a los soldados norcoreanos. En Australia, la misión de Pence era aliviar cualquier agravio derivado de la tensa conversación telefónica que Trump mantuvo con el primer ministro en enero.

Su gira de 10 días por cuatro naciones de la Cuenca del Pacífico confirma a Pence como uno de los principales emisarios de Trump en el escenario mundial, solucionando relaciones, tranquilizando a los aliados que aún no están familiarizados con los modos impredecibles del dirigente y adentrándose en crisis internacionales como la de Corea del Norte.

El viaje de Pence estaba planeado desde hacía semanas. Pero lo llevó a Corea del Sur justo a tiempo para pronunciar una dura advertencia de Washington a Pyongyang: "todas las opciones están sobre la mesa" para tratar de frenar las ambiciones nucleares del Norte, y el gobierno de Trump buscará el apoyo de sus aliados para presionar a las autoridades norcoreanas para abandonar sus programas de sus armas nucleares y misiles balísticos.

Su viaje a la DMZ y sus reuniones con líderes surcoreanos y japoneses permitieron a Pence dar forma a un tema clave de la política exterior de la Casa Blanca, lo que supone un nuevo desafío para un dirigente cuya experiencia en el campo se limitaba a viajes a Oriente Medio como congresista y misiones comerciales a Japón, China, Israel y Europa como gobernador de Indiana.

El calendario de viajes de Pence contrasta con el de Trump, que no está previsto que viaje al extranjero hasta mayo, cuando participará en una cumbre de la OTAN en Bélgica y en una reunión del G-7 en Italia. Pence ya estuvo en Alemania y Bélgica en febrero.

A finales de abril de 2009, en sus tres primeros meses en el cargo, el predecesor de Trump, el expresidente Barack Obama, había visitado nueve países, visitando a aliados como Canadá, Gran Bretaña y Alemania. El primer presidente que en su primer mandato, esperó hasta mayo para su primer salida oficial al extranjero fue Jimmy Carter en 1977.