"Penalizar marihuana sólo trae violencia"

·2  min de lectura

Teresa Moreno

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 16 (EL UNIVERSAL).- La regulación del uso lúdico o adulto de la marihuana obligará a un cambio radical en los cárteles de la droga y las organizaciones delictivas en el país, consideró la senadora Nancy Sánchez Arredondo (Morena).

"Hasta ahora la penalización del consumo de esta planta sólo ha traído violencia desmedida, sobre todo en zonas marginadas. Aunado a ello, la prohibición ha permitido a las bandas delictivas acumular riqueza y poder.

"En contraparte, se ha castigado a muchas personas, cuyo único delito es poseer y consumir este producto, tratándoles como delincuentes por el sistema judicial del país, porque así lo estipulan nuestras leyes", declaró.

Reconoció que el dictamen es controversial, pero propuso que parte de los recursos que se reciban por permisos y autorizaciones sean destinados a la prevención y rehabilitación de quienes ya padecen una adicción.

Consideró responsable que la liberación de este producto no se dé por completo, como lo proponían algunos legisladores: "Se estaría dando un salto demasiado grande, cuando debemos primero avanzar con cautela para medir los primeros resultados en la implementación de esta ley".

El pasado viernes, el Senado de la República avanzó, en reunión de comisiones a distancia, en un proyecto de dictamen en materia de marihuana que aumenta a 28 gramos la portación legal personal del enervante, que actualmente es de cinco gramos.

De acuerdo con el dictamen, superar los 28 y hasta 200 gramos de cannabis Psicoactiva representará sanciones administrativas, y portar de ese peso hasta 28 kilogramos se trataría de narcomenudeo.

El viernes, los integrantes de las comisiones de Justicia, Salud y Estudios Legislativos Segunda expresaron su intención de voto, que formalizarán en reunión presencial el próximo miércoles, luego de haber analizado este viernes, a distancia, un dictamen que se distribuyó el pasado martes 10 de noviembre, y que sustituye el proyecto que habían aprobado en lo general en marzo, antes de la emergencia sanitaria que cerró el Congreso de la Unión.

La Suprema Corte de Justicia, incluso, abrió hasta el 15 de diciembre próximo para que el Legislativo atendiera su resolución que declara la inconstitucionalidad de cinco artículos de la Ley General de Salud, por violar el derecho al libre desarrollo de la personalidad.