Pemex deslinda a funcionario de investigación

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 13 (EL UNIVERSAL).- Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que Miguel Ángel Lozada Aguilar, extitular de Pemex Exploración y Producción, no ha sido notificado de algún procedimiento administrativo sancionador en su contra derivado de alguna investigación.

Este viernes, EL UNIVERSAL detalló que funcionarios y exfuncionarios de la empresa operaron contrataciones a través de las que se desviaron recursos y actualmente forman parte de las líneas de investigación del gobierno federal en un esquema similar al de la "Estafa maestra".

Personal que aún labora allí y otros que han salido malversaron 500 mdp; utilizaron el mismo esquema que fue usado en la Sedesol y en Sedatu. "Miguel Ángel Lozada Aguilar, extitular de Pemex Exploración y Producción, no ha sido notificado de algún procedimiento administrativo sancionador por el convenio que refiere la nota", explicó anoche la empresa estatal en un comunicado.

Pemex indicó que este funcionario no fue sancionado administrativamente por este convenio en el que fungió como supervisor, y aseguró que a partir de notas de prensa, en su momento se presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR), pero "después de una ardua investigación, la FGR determinó el no ejercicio de la acción penal en contra del Ingeniero Lozada".

Petróleos Mexicanos apuntó que en el proceso de la investigación, las autoridades competentes analizaron la evolución patrimonial de Lozada Aguilar determinando oficialmente que no existen diferencias o signo de irregularidad alguna.

Finalmente, la empresa productiva del Estado aseguró que reitera su compromiso con la ética, "el cumplimento de sus objetivos sin corrupción y en apego a las políticas del gobierno de la República en aras de alcanzar la soberanía energética de nuestro país".

Información a la que EL UNIVERSAL tuvo acceso indica que durante la gestión de Emilio Lozoya al frente de Pemex, la paraestatal suscribió convenios y pagó servicios que no recibió con empresas que no tenían capacidad para ser proveedores, eran fantasma e incluso estuvieron involucradas en fraudes como el de Oceanografía.