¿Por qué es peligroso el resurgimiento de la tensión entre Rusia y Ucrania?

·3  min de lectura
Un soldado ucraniano en la línea de separación con los efectivos prorrusos en Donetsk
Un soldado ucraniano en la línea de separación con los efectivos prorrusos en Donetsk

MOSCÚ.- Las tensiones entre Rusia y Ucrania repuntaron con un importante despliegue militar ruso de más de 80.000 efectivos en la frontera -según la denuncia del gobierno ucraniano- y nuevos enfrentamientos entre los separatistas prorrusos y las fuerzas de Kiev, que solicitó ayuda a las potencias occidentales.

Esto es lo que se sabe.

Combates con los separatistas

En el este de Ucrania hay regiones habitadas por separatistas prorrusos. Las fuerzas de Kiev mantienen una guerra desde 2014 contra esos separatistas que tomaron el control de esos territorios. Tras intensos combates que provocaron más de 13.000 muertos, el conflicto disminuyó en intensidad desde 2015 y el último alto el fuego, decidido el año pasado, en general se respetó. Pero, a principios de 2021 hubo un rebrote de violencia, principalmente combates con mortero y artillería, en que murieron al menos 29 soldados ucranianos, contra 50 en todo 2020.

Submarinos rusos en la base naval de Gazhiyevo, en la península de Kola
Vadim Savitsky


Submarinos rusos en la base naval de Gazhiyevo, en la península de Kola (Vadim Savitsky/)

Despliegue ruso

Paralelamente, Kiev acusó a Moscú de desplegar tropas en sus fronteras, estimando el lunes unos 83.000 soldados, la mitad de ellos en Crimea, península anexada por Rusia en 2014. Rusia no desmintió el despliegue, pero insistió en que “no amenaza a nadie” y, en cambio, denunció “provocaciones” ucranianas. El martes, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, confirmó el envío de tropas al oeste y sur del país, afirmando que es una respuesta a actos “amenazantes” de la OTAN. Shoigú afirma que las tropas desplegadas durante las últimas tres semanas realizan “ejercicios militares”, que durarán aún dos semanas. Dos analistas militares rusos, Vassili Kashin y Alexandre Goltz, consideraron que estas unidades cuentan con unos 100.000 soldados. Washington señaló esta semana que nunca hubo tantas tropas rusas desplegadas en las fronteras con Ucrania desde 2014.

Suecia, de la estrategia flexible a la mayor tasa de nuevos casos de Europa

Apoyo occidental a Kiev

Los aliados occidentales de Ucrania demostraron su apoyo a esta exrepública soviética, que aspira desde 2014 integrar la OTAN y la Unión Europea (UE). Estados Unidos y los europeos advirtieron a Moscú contra cualquier ataque, en tanto las fuerzas estadounidenses en Europa han aumentado su nivel de alerta. Este martes hubo dos señales de apoyo. El presidente norteamericano, Joe Biden, llamó a Vladimir Putin y le pidió que cese la escalada militar. Y también el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, solicitó a Moscú que repliegue su refuerzo militar “injustificado” en las fronteras con Ucrania. Kiev, no obstante, exhorta a Occidente a brindarle apoyo “práctico” más allá de palabras. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, pidió acelerar la adhesión de su país a la OTAN.

¿Por qué ahora?

Los expertos presentan varias posibles razones para esta escalada. Numerosos observadores creen que tanto Moscú como Kiev están probando a Biden para constatar qué tan dispuesto está a ayudar a Ucrania y desafiar al Kremlin. Otros analistas estiman que Rusia quiere enviarle un mensaje a Ucrania, que impuso recientemente sanciones a uno de sus diputados prorrusos, Viktor Medvedshuk, cercano a Putin, y prohibió tres cadenas de televisión vinculadas a él. Otros piensan que el Kremlin quiere provocar un impulso patriótico entre los rusos antes de las elecciones legislativas de septiembre. El principal opositor ruso, Alexei Navalny, está encarcelado, pero el partido oficial, Rusia Unida, es muy impopular.

Chile. Cómo negoció las vacunas antes de posicionarse como referente mundial

¿Habrá guerra?

Los expertos coinciden en que, por ahora, es poco probable una invasión rusa a Ucrania, pese a las tensiones particularmente fuertes. ”Hay un nuevo mínimo en las relaciones entre Rusia y la OTAN [...], el peor momento desde el fin de la Guerra Fría”, considera Kashin.”La retórica de Moscú es extraordinaria, no la habíamos escuchado tan intensa desde 2014 y la anexión de Crimea”, señala Timothy Ash, analista residente en Londres. Pese a que las negociaciones de paz podrían constituir una solución, los esfuerzos de mediación de Francia y Alemania han producido pocos avances en los últimos años. Tampoco parecen previstas nuevas conversaciones: Zelenski aseguró haber enviado a fines de marzo una solicitud para reunirse con Putin, sin obtener respuesta.

Agencia AFP