Peligrosas ráfagas de viento en Mar del Plata: una sombrilla voló por la playa, se clavó en la pierna de un joven y se la sacaron con una motosierra

·2  min de lectura
Mar del Plata: voló un sombrilla y terminó clavada en la pierna de un joven
Twitter

Ignacio Mascarenhas disfrutaba de la playa marplatense junto a su pareja cuando, de repente, una fuerte ráfaga de viento cruzó por la zona. Una sombrilla se levantó por el aire y terminó incrustándose en una de las piernas del joven de 31 años. “Fue como una lanza. El dolor era insoportable”, dijo la víctima del insólito accidente ocurrido el pasado viernes.

En diálogo con el diario local La Capital, el hombre contó que un surfer lo asistió en ese momento ante la incrédula mirada de su novia Mailén, con quien había salido a festejar en la playa su primer año como pareja. “Me ayudó a sacar la parte de arriba y me quedé con el fierro en la gamba”, relató Mascarenhas.

Ignacio Mascarenhas fue a la playa, un sombrilla voló por el viento y se incrustó en la pierna
Ignacio Mascarenhas fue a la playa, un sombrilla voló por el viento y se incrustó en la pierna


Ignacio Mascarenhas fue a la playa, un sombrilla voló por el viento y se incrustó en la pierna

Minutos después, el hombre fue socorrido por personal del cuartel de bomberos del puerto y del área de Riesgos Especiales del municipio que, tras ser alertados de lo ocurrido por un llamado telefónico, se dirigieron de inmediato al lugar y brindaron primeros auxilios al herido.

Según contó Mascarenhas, debió aguardar bajo la tormenta durante aproximadamente 30 minutos hasta que pudieron conseguir una motosierra para cortar los extremos del fierro porque resultaba imposible subirlo a la ambulancia.

Ignacio Mascarenhas fue a la playa, un sombrilla voló por el viento y se incrustó en la pierna
Ignacio Mascarenhas fue a la playa, un sombrilla voló por el viento y se incrustó en la pierna


Ignacio Mascarenhas fue a la playa, un sombrilla voló por el viento y se incrustó en la pierna

La víctima, que es músico y docente, finalmente debió ser trasladada al Hospital Interzonal General de Agudos de Mar del Plata. “Me durmieron, me operaron y me sacaron el fierro. Cuando me lo sacaron me dijeron que no había tocado ningún tendón, nervio, vena, arteria, ni siquiera ningún vaso sanguíneo. Cuando sacaron el fierro no me había sangrado. Estábamos hablando con la familia y decíamos que fue el mejor punto donde se podría haber incrustado”, relató Mascarenhas.

Los médicos fueron contundentes: si el fierro hubiera ingresado a su pierna cinco centímetros más arriba, le afectaría la arteria femoral y allí sí correría peligro su vida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.