Fuera de peligro: la oposición pone paños fríos a un posible impeachment a Trump

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- La publicación del informe final sobre el escándalo Rusiagate del fiscal especial, Robert Mueller, ofreció una dura radiografía de la presidencia de Donald Trump que reavivó la ofensiva para iniciar un juicio político contra el mandatario. Pero la líder demócrata en la Cámara baja del Congreso, Nancy Pelosi, volvió a poner paños fríos a un eventual impeachment, empujando a la oposición a aferrarse a una estrategia: intentar, por el contrario, quebrar al magnate en las elecciones presidenciales del año próximo.

Las 448 páginas del Informe Mueller mostraron una imagen de la Casa Blanca muchísimo más dañiña que el goteo de información que había ofrecido el Departamento de Justicia en sus anticipos al Congreso, y pusieron a los demócratas frente al dilema de iniciar o no los procedimientos formales para abrir un juicio político, una jugada que gran parte del país anhela, pero que en la oposición temen que podría terminar beneficiando a Trump.

Ayer, Pelosi envió una carta a sus congresistas en la cual deja abierta la posibilidad de iniciar un impeachment contra el presidente, a quien acusó de antiético e inescrupuloso, pero en la que remarca que lo relevante es "encontrar la verdad".

"También es importante saber que los hechos con respecto a responsabilizar al presidente pueden obtenerse fuera de las audiencias de un juicio político", distinguió Pelosi, en una señal en contra de la iniciativa.

Desde que tomó el control de la Cámara de Representantes a principios de este año, la estrategia de la oposición ha sido asfixiar a Trump y a su gobierno con un abanico de investigaciones legislativas, sin llegar al impeachment. La cúpula demócrata en el Capitolio confía en que esa estrategia expondrá al máximo al mandatario y lo debilitará, y facilitará el triunfo en las elecciones presidenciales del candidato o la candidata demócrata. Y teme que un juicio político divida aún más al país y aliente a la coalición del mandatario a defenderlo en las urnas.

A contramano de esa visión, una fracción de la oposición se muestra mucho más decidida a ir a fondo contra Trump. Esa estrategia, más combativa, parece alineada con el reclamo de los votantes demócratas, muchos de los cuales quieren ver a Trump fuera de la Casa Blanca sí o sí. La senadora Elizabeth Warren fue la primera candidata presidencial que decidió jugar a fondo y apegarse a esa fracción. La congresista Ilhan Omar, de alto perfil, también se sumó a ese reclamo.

"El Informe Mueller expone hechos que muestran que un gobierno extranjero hostil atacó nuestras elecciones de 2016 para ayudar a Donald Trump, y Donald Trump dio la bienvenida a esa ayuda. Una vez elegido, Donald Trump obstruyó la investigación de ese ataque", escribió Warren en Twitter, la semana pasada, un día después que se conoció el Informe Mueller. "Ignorar los repetidos esfuerzos de un presidente para obstruir una investigación sobre su propio comportamiento desleal infligiría un daño grande y duradero a este país, y sugeriría que tanto los presidentes actuales como los futuros tendrían la libertad de abusar de su poder de manera similar", agregó, al reclamar que se iniciara un juicio político.

Trump resiste, decidido a utilizar el informe final de la investigación a su favor, al presentarlo como una "exoneración total". Mientras, sus abogados intentan frenar las investigaciones del Congreso. Ayer presentaron una demanda contra el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara baja, Elijah Cummings, que lo había intimado a presentar su declaración jurada.

"El Partido Demócrata, con su nuevo control de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, ha declarado una guerra política total contra el presidente Donald J. Trump", dijeron en la demanda.

Trump acusó al comité de intentar exponer su "información financiera privada [...] con la esperanza de que aparezca algo que los demócratas puedan usar como herramienta política contra el presidente ahora y en las elecciones de 2020".