Peligra la tregua en el norte de Siria tras un bombardeo turco

LA NACION

TAL TAMR, Siria.- Un bombardeo turco mató ayer a 14 civiles en la estratégica ciudad fronteriza de Ras al-Ain, lo que pone en peligro la tregua apenas pactada entre Ankara y los combatientes kurdos.

Los civiles murieron a causa de un bombardeo aéreo turco y disparos de mortero de milicias sirias que apoyan a Ankara, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Los kurdos denunciaron de inmediato una "violación" del alto el fuego acordado el jueves con Turquía, a instancias de Estados Unidos. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió por su parte que si el alto el fuego no se respetaba por el lado kurdo, la ofensiva se reanudará. "Si las promesas se respetan de aquí al martes por la noche, la cuestión de la zona de seguridad estará resuelta. Si no, la operación Manantial de Paz se reanudará en cuando expire el plazo de 120 horas", indicó Erdogan.

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró en un tuit que habló con Erdogan y que este "realmente desea que el alto el fuego o la pausa funcionen".

Pero el Pentágono advirtió que no está dispuesto a verificar el respeto de la zona de seguridad de 32 km de ancho que busca Turquía en el norte de Siria, con la cual quiere mantener apartadas a las milicias kurdas del movimiento separatista que opera en su territorio.

Por su parte, las autoridades kurdas reclamaron que la comunidad internacional envíe "inmediatamente" observadores para supervisar la aplicación del alto el fuego anunciado por Estados Unidos para contener la ofensiva turca en el norte del país.

"Pedimos a las Naciones Unidas, al Consejo de Seguridad de la ONU, a la Liga Árabe y en particular a Estados Unidos que asuman sus responsabilidades y envíen inmediatamente observadores internacionales para mantener el acuerdo de alto el fuego temporal y hacer que sea permanente y lleve a la retirada completa del Ejército de ocupación turco", dijo en un comunicado el Consejo Democrático Sirio (CDS), que administra las zonas del país bajo control kurdo.

Amnistía Internacional denunció ayer que las fuerzas turcas y los grupos sirios que las apoyan cometieron "crímenes de guerra", entre ellos, "ejecuciones sumarias" y crueles ataques contra civiles.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció que "próximamente" se reunirá con la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Boris Johnson, y con Erdogan.

La operación turca provocó la muerte de 72 civiles, además de la de 231 combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias, según un balance del OSDH.

Agencias ANSA, DPA y AP