Pelearse con la Horacio Rodríguez Larreta y no con la gente: el giro en el discurso del Alberto Fernández

Jaime Rosemberg
·3  min de lectura
Alberto Fernández, Carla Vizzotti; Santiago Cafiero; Casa de Gobierno; Casa Rosada; anuncio; conferencia
Presidencia

Todos los cañones apuntados contra Horacio Rodríguez Larreta. Toda la “comprensión” para “la gente”, destinataria de las medidas de cuidado. La frase sintetiza el evidente giro en el discurso y las acciones del presidente Alberto Fernández, que desde el intempestivo anuncio de nuevas restricciones, hace casi una semana, moderó sus cuestionamientos a distintos sectores sociales por su conducta en relación con la pandemia y ubicó en el centro de las críticas al jefe de gobierno porteño.

El primer objetivo concreto fue corregir algunos “malentendidos” de aquel discurso, en el que Fernández habló de la “relajación” del sistema de salud y suspendió las clases sin consulta con la Ciudad y dijo que no soportaría “rebeliones”. También, recomponer el vínculo con médicos y profesionales del sistema sanitario, padres de alumnos sin clases y sectores sociales afectados por las nuevas limitaciones.

La invención de un enemigo impensado

“Ellos violan el Estado de Derecho, nosotros cuidamos. Ellos gritan, nosotros gobernamos”, sostiene un protagonista clave de la comunicación oficial. Ayer, mientras fustigaba a Larreta acompañado por un coro de cinco gobernadores aliados, el Presidente anunció el bono de $6500 pesos por tres meses para el personal de Salud y obras para hospitales. Un rato más tarde, Fernández encabezó, en la Casa Rosada, una reunión con las autoridades de la Agencia Nacional de Discapacidad (Andis), un sector al que también aludió de manera imprecisa en su discurso del miércoles, cuando dijo que “los chicos con capacidades diferentes” no entendían el problema sanitario.

Los anuncios de hoy, en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, irán en ese mismo sentido. Los “87.000 créditos para la refacción y la construcción de viviendas nuevas en todo el país en el marco del Programa Casa Propia”, como reza en el texto oficial, se destinarán a sectores sociales afectados por la pandemia y por las nuevas limitaciones a la circulación. Habrá, como ayer, un puñado de gobernadores que apoyarán desde la presencia y el discurso. Estarán Axel Kicillof (Buenos Aires), Omar Perotti (Santa Fe), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Alicia Kirchner (Santa Cruz), que ayer combinaron el agradecimiento por las nuevas obras públicas relacionadas con el combate a la pandemia con durísimas críticas al jefe de gobierno porteño (sobre todo el mandatario bonaerense). Se sumarán además de manera virtual los peronistas Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero), un aliado incondicional. Además de una veintena de intendentes, también estarán los gobernadores Arabela Carreras (Río Negro), el radical Gerardo Morales (Jujuy) y el vicegobernador de Córdoba, Manuel Calvo, de quienes no se esperan choques directos con el gobierno porteño pero que “sumarán” con su presencia para el apoyo que busca la Casa Rosada.

La semana pasada Alberto Fernández anunció que no soportaría ninguna clase de "rebelión"
La semana pasada Alberto Fernández anunció que no soportaría ninguna clase de "rebelión"


La semana pasada Alberto Fernández anunció que no soportaría ninguna clase de "rebelión"

“Cuando Larreta acepta abrir las escuelas con un fallo de un tribunal no competente quiere producir una reacción equivalente del Gobierno. Pero Alberto va a pelear dentro del Estado de Derecho y explicando que no quiere que falten camas. Es para la gente, con la gente -amplió el vocero oficial-. Y es gente la que va a morir si sigue la irresponsabilidad política de hacer campaña electoral con la pandemia”.

Su discurso va en línea con la lectura política que otro funcionario ensayó fuera de micrófonos ayer, cuando el Gobierno apelaba la decisión de la Cámara de Apelaciones porteña que ordenó a la Ciudad seguir con las escuelas abiertas. “Larreta se equivoca, la gente está preocupada por la economía y no se quiere enfermar. Va a quedar en la historia que Alberto conseguía las vacunas, mientras la oposición tira piedras”, dijo el funcionario, con despacho en Balcarce 50.

Mientras tanto, el Gobierno afina para esta tarde la presentación ante la Corte Suprema, que ayer se declaró competente para mediar en la pelea por la suspensión de las clases presenciales.