La pelea legal en Italia por los coffe-breaks en el trabajo que se resolvió 12 años después

·3  min de lectura
Una protesta laboral en Italia, el 15 de octubre pasado (archivo)
Una protesta laboral en Italia, el 15 de octubre pasado (archivo)

ROMA.- En una jornada laboral como cualquier otra del año 2009, una empleada pública italiana dejó su oficina junto a un par de compañeros de trabajo para hacer la típica pausa de media mañana y tomarse un café. En su camino de regreso, se tropezó y se rompió la muñeca. Después tuvo que pasar 40 días de recuperación en su casa.

Esa fatídica pausa para el café desató una batalla legal de más de una década en torno a una pregunta: ¿la caída contaba como un accidente en el lugar de trabajo? Al fin y al cabo, qué es un día de trabajo sin su café de media mañana, y sobre todo en Italia, que tanto valora la cultura del café.

La empresa aseguradora insistía en que la mujer se había roto un hueso durante una pausa de trabajo, o sea en su propio tiempo, y por lo tanto se negaban a cubrir la compensación por accidente laboral.

En martes, finalmente, la Corte Suprema de Italia zanjó la cuestión y dictaminó que las lesiones ocurridas durante la pausa para el café no podían ser considerada accidentes laborales, y que los empleadores no tienen obligación legal de compensar a los trabajadores por cualquier accidente que ocurra en ese momento de receso.

Los italianos deberán prestar atención por dónde caminan...
Los italianos deberán prestar atención por dónde caminan...


Los italianos deberán prestar atención por dónde caminan...

Esa salida “fue un riesgo que tomó de buena gana el empleado” y no “una necesidad psicológica relacionada con su actividad laboral”, argumentó el tribunal en los considerandos de su fallo.

Los jueces también hicieron responsable a la mujer, de nombre Rosanna, de los costos procesales, que ascienden a 6000 dólares.

La abogada de la demandante, María Gabriella Del Rosso, dijo que su representada estaba “decepcionada y amargada por una decisión que se demoró 10 años, una demora absurda”, según informó el diario The Telegraph.

“Necesidad”

“Mi clienta no salió de su oficina para irse de compras: tuvo que satisfacer una necesidad psicológica”, argumentó la abogada.

El día del accidente, el jefe de Rosanna le había dado permiso para salir de la oficina en busca de su dosis de cafeína, y el edificio no contaba con máquinas de café ni zona de cocina.

Las medidas restrictivas por el coronavirus comienzan a levantarse; los empleados de Sevel en Italia toman medidas de seguridad en el regreso al trabajo
Las medidas restrictivas por el coronavirus comienzan a levantarse; los empleados de Sevel en Italia toman medidas de seguridad en el regreso al trabajo


Trabajadores caminan fuera de una planta automotriz en Italia

Pero cuando presentó su reclamo, la compañía de seguros Inail se negó a considerar que su lesión estaba relacionada con su trabajo. Rosanna los demandó, y en 2013 obtuvo una sentencia favorable de un tribunal de primera instancia. Los jueces dictaminaron que Inail debía pagarle una compensación y una asignación por discapacidad.

La aseguradora apeló el fallo y en 2015 la corte de apelaciones también tomó partido por el caso de Rosanna y confirmó el fallo de primera instancia, que aceptaba que la lesión constituía un accidente laboral. Pero Inail no se dio por vencida y volvió a apelar, esta vez, ante el máximo tribunal de Italia.

Doce años después, los trabajadores italianos tienen un dictamen inapelable: pueden salir a tomar un café en horas de trabajo, pero el riesgo corre por su cuenta.

Por Miriam Berger

Traducción de Jaime Arrambide

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.