Pekín endurece normas para ingresar a la ciudad tras caso de variante ómicron

·2  min de lectura
IMAGEN DE ARCHIVO. Personas caminan por una calle en medio del brote de coronavirus, en Pekín, China

PEKÍN, 16 ene (Reuters) - Pekín requerirá que los viajeros se hagan una prueba de COVID-19 dentro de las 72 horas de su llegada a la capital china, anunciaron medios estatales el domingo, un día después de que la ciudad informara su primer caso de ómicron y cuando se prepara para organizar los Juegos Olímpicos de Invierno el próximo mes.

El sábado, la ciudad informó la primera infección local de la variante altamente transmisible ómicron, que involucró a una persona que había visitado varios centros comerciales y restaurantes en los 14 días anteriores. La persona no había salido de la ciudad desde inicios de este año.

La nueva regla, que estará vigente desde el 22 de enero hasta finales de marzo, apunta a ayudar con la detección temprana de ómicron, que está aumentando a nivel mundial, y el control de los riesgos epidémicos, dijo Beijing Daily, un periódico del gobierno, en su cuenta oficial de redes sociales.

La capital ya requiere que los viajeros entrantes se realicen una prueba de COVID-19 dentro de las 48 horas previas a la salida de la ciudad y tengan un código verde en la aplicación de seguimiento de salud de la ciudad.

La ciudad y la provincia vecina de Hebei albergarán los Juegos Olímpicos de Invierno, que comenzarán el 4 de febrero, dentro de un "círculo cerrado" que separará a los atletas y otro personal de los Juegos del público en general.

Tianjin, una ciudad vecina con estrechos vínculos económicos con la capital que lucha contra un brote de COVID-19 que involucra la variante ómicron, encontró 59 casos en su tercera ronda de pruebas masivas a partir del sábado, dijo He Peng, portavoz del gobierno local, en una rueda de prensa el domingo.

Hasta ahora, se han detectado casos locales de la variante ómicron en al menos cinco provincias y municipios, lo que llevó a las ciudades a imponer restricciones para detener su propagación y amenaza con socavar aún más el lento crecimiento económico. China no ha informados cuántos casos de ómicron ha detectado en total.

China continental reportó 119 nuevos casos confirmados de COVID-19 para el 15 de enero, incluidas infecciones importadas, frente a los 165 del día anterior, según datos de la Comisión Nacional de Salud (NHC) del domingo. No hubo nuevas muertes, dejando el número de fallecidos por la enfermedad en 4.636. Hasta el 15 de enero, tenía 104.864 casos confirmados.

(Reporte de Stella Qiu, Yew Lun Tian y Tony Munroe, Editado en Español por Manuel Farías)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.