Pekín cierra escuelas y se teme el confinamiento ante un brote de COVID-19

·1  min de lectura

Después de Shanghái, Pekín, la capital china, está en alerta máxima por la ola Ómicron. Desde el comienzo de la semana, los 22 millones de pekineses han tenido que someterse a pruebas masivas de COVID-19. El miércoles se registraron 48 casos de infección, un brote sin precedentes en la capital China. Esto fue suficiente para cerrar la mayoría de las escuelas el jueves por la mañana.

Con Nerea Hernández y Stéphane Lagarde desde Pekín.

Pekín suma 48 casos confirmados locales en el mayor brote epidémico de la ciudad. Nunca se habían movilizado tantas medidas de prevención y control de forma masiva en la capital china.

La escuela ha terminado, al menos en las aulas, como explica este audio enviado en el mensajero WeChat poco después de las 7 de la mañana: "Hola padres, hoy las clases se impartirán en línea. Clases en línea en las escuelas primarias de los distritos de Chaoyang, Tongzhou, Xicheng, Dongcheng y Haidian. Si miramos el mapa, se trata del centro y el este de Pekín, y también el noroeste, que tienen zonas clasificadas como de riesgo, con residencias confinadas. Son 11 de los 16 distritos de Pekín. Cada dos días todos sus vecinos deben hacerse una prueba PCR. Y como suele ocurrir en esta estrategia de “COVID-19 cero”, de carrera contrarreloj contra el virus, cuando se cierra algo, los habitantes son avisados en el último momento.

La política de cero “COVID-19 cero”, ¿puede cerrar la capital de China?


Leer más

Leer tambien:
Shanghai: aumenta el número de muertes a raiz del nuevo coletazo de Covid-19
Pekín controla masivamente a su población contra la propagación de Ómicron
Voluntarios tratan de salvar a mascotas encerradas por confinamiento en Shanghái

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.