Anuncios

Pedro Pascal confiesa que canción quiere que pongan en su funeral

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 12 (EL UNIVERSAL).- Pedro Pascal se ha vuelto uno de los actores del momento. Su paso por exitosas series como "The last of us" y "The mandalorian" lo han llevado a la cima de la fama internacional. La situación ha llevado a que muchos programas televisivos quieran tenerlo sentado en sus "prime time" dando más detalles de su vida a pedido de sus seguidores.

Fue así como hace unos días Pedro Pascal pasó por el programa "Hot ones" donde no solo se sometió a las preguntas del conductor Sean Evans sino que también debió pasar todo un desafío. Allí se puso a prueba su nivel de picor mientras comía alitas de pollo que se iban poniendo cada vez más picantes mientras contaba detalles de su vida.

Si bien Pedro Pascal explicó de entrada que estaba acostumbrado a las comidas picantes desde que era pequeño, la verdad es que hubo un momento del desafío donde no pudo más y debió rendirse entre risas. A medida que iba pasando los niveles de picor le realizaban preguntas muy interesantes y pese a la incomodidad de la picazón y lo acalorado que estaba resultó todo muy divertido a nivel educativo.

Es que hubo un momento en el que Pedro Pascal llegó hasta confesar cuál era la canción que no podía faltar en su funeral. Fue en el séptimo nivel del desafío del picor cuando el protagonista de "The last of us" se vio superado y terminó por revelar que nunca pensó que iba a llegar este momento.

Pedro Pascal no podía parar de sudar y comparó lo que su cuerpo sentía con algo similar a morir. Hasta terminó tomando la leche que le ofrecieron, algo que detesta, con tal de bajar el ardor. "Estoy aprendiendo dónde están todas mis terminaciones nerviosas alrededor de mis labios", agregó antes de comenzar la octava ronda.

Antes de comer la última alita picante, Pedro Pascal sostuvo que fue criado por "HBO, Spielberg y Prince". Para rematarla, cerró el bloque detallando que Purple Rain es la canción que no puede faltar en su funeral ya que considera que "es la más catártica emocionalmente, la más sofisticada musicalmente canción que puede pensar".