Pedro Panes, demócratas critican a Jeanette Núñez por comentarios sobre inmigrantes cubanos

·5  min de lectura

Un grupo de demócratas, cubanos que vinieron en el programa Pedro Pan y defensores de la inmigración criticaron el miércoles a la vicegobernadora Jeanette Núñez por los comentarios que hizo el mes pasado sobre los inmigrantes cubanos recién llegados y el objetivo del gobernador Ron DeSantis de sacar de la Florida en autobuses a los inmigrantes indocumentados.

Gladys Cañizares, una cubanoamericana que llegó a Estados Unidos a principios de la década de 1960 como parte de la Operación Pedro Pan, un programa que trajo miles de niños cubanos a Miami sin sus padres tras la llegada de Fidel Castro al poder, se dirigió directamente a Núñez en una reunión bilingüe. conferencia de prensa organizada por FLIC Votes en Freedom Tower de Miami.

“¿En qué estabas pensando cuando decidiste apoyar una idea tan loca del gobernador DeSantis?” dijo Cañizares.

Fue el último acontecimiento en una controversia en el sur de la Florida que comenzó con los comentarios que Núñez hizo en una entrevista con la estación Radio Actualidad de Miami a mediados de agosto.

En respuesta a las preguntas sobre la migración sin precedentes desde Cuba que ha traido a más de 175,000 personas a Estados Unidos desde octubre pasado, la principal funcionaria cubanoamericano del estado pareció decir que los cubanos indocumentados deberían ser enviados en autobús a Delaware, el estado del presidente Joe Biden.

READ MORE: Did Florida’s lieutenant governor say ‘illegal’ Cuban migrants will be sent to Delaware?

Núñez volvió a la radio poco después para decir que sus comentarios habían sido distorsionados y enfatizó críticas a las políticas de inmigración de Biden. También emitió un comunicado en el que afirmó que “ingresar ilegalmente al país” y “huir de una dictadura para pedir asilo” eran “dos cosas diferentes”.

“Tergiversar eso es ofensivo”, dijo Núñez.

Los comentarios de Núñez se han convertido en un punto de convergencia para los demócratas del sur de la Florida — quienes anteriormente organizaron una conferencia de prensa condenando a Núñez por los mismos comentarios — así como para los defensores de la inmigración y algunos ex niños de Pedro Pan que se oponen al gobernador de Florida.

“Quiero hablar directamente con mis compatriotas cubanoamericanos. Yo vine hace 60 años, algunos vinieron hace 40 años, otros 20, otros ahora. No importa cuándo vinieron los cubanos, tienen que ser tratados de la misma manera que nosotros”, agregó Cañizares, “no importa cuál sea la situación, ya sea política, económica o incluso escapando de la violencia… tenemos que ayudarlos”.

Alicia Peláez, quien también llegó a Estados Unidos a través de Pedro Pan, dijo que había trabajado con los padres y la hermana de Núñez.

““Ella no era así en el pasado”, dijo. “No puedo creer que la ambición la esté poniendo en este camino”.

En el pasado año, los ex Pedro Panes y los niños cubanos anteriormente no acompañados han participado en el debate público sobre las políticas de inmigración de DeSantis. Algunos respaldaron la decisión del gobernador a principios de este año de ordenar a los reguladores estatales que no emitieran ni reemplazaran las licencias de los albergues de la Florida que cuidan a niños migrantes no acompañados. Pero otros se opusieron a la medida.

La senadora estatal Annette Taddeo, que se ha postulado para el Congreso, criticó el plan de DeSantis para transportar inmigrantes indocumentados fuera del estado.

El programa de transporte en autobús, que DeSantis ha puesto en pausa, está diseñado para transportar a “extranjeros no autorizados” fuera de la Florida a través de contratos con empresas privadas. No está claro si DeSantis tiene la intención de implementar el programa en el corto plazo, a pesar de que la Legislatura reservó $12 millones para ello.

“Su base odia a los inmigrantes, y esta ciudad fue creada por inmigrantes, y deberíamos valorar a los inmigrantes,” dijo Taddeo.

Janelle Pérez, hija de exiliados cubanos y demócrata de Miami que se postula para el Senado estatal, también participó en la conferencia de prensa. Ella dijo a los periodistas que “no es aceptable” que DeSantis y la Legislatura usen “el trauma de los exiliados cubanos para obtener ganancias políticas” y pidió que pararan de hacerlo.

Elena Muñoz, quien voló de Cuba a Nueva York sin sus padres a mediados de la década de 1960, dijo que le molestaba el apoyo que Núñez, hija de exiliados cubanos, estaba dando a las políticas migratorias de DeSantis.

“Gracias a su padre, ella está aquí”, dijo.

DeSantis defendió a su vicegobernadora el miércoles en otra conferencia de prensa en Miami.

“Creo que es simplemente extraño que estén tratando de equiparar a las personas que huyeron del comunismo de Cuba bajo cosas como el plan de ajuste cubano y Pedro Pan con alguien traficando drogas a través de la frontera sur. Cómo se atreven a hacer esa comparación”, dijo DeSantis.

El gobernador dijo que Florida no transportaría a los cubanos que ingresan ilegalmente al país porque su programa “no se aplicará a los refugiados”.

“Se aplica a las personas que cruzan ilegalmente la frontera sur y quieren venir a Florida”, dijo DeSantis. “Si están aquí ilegalmente, eso es muy diferente a ser un refugiado, por lo que no se aplica a los refugiados”.

Muchos cubanos han entrado ilegalmente al país a través de la frontera sur de Estados Unidos o por el mar antes de buscar asilo o estatus de refugiado del gobierno federal, incluidos tres cubanos a quienes el Miami Herald entrevistó el verano pasado cuando DeSantis hizo un viaje a la frontera entre Estados Unidos y México en Del Río, Texas.

En la tarde del miercoles, Núñez dijo en un comunicado al Herald que la conferencia de prensa del miércoles fue el “segundo intento poco convincente de los demócratas de confundir la inmigración ilegal con las personas que huyen de las dictaduras comunistas en busca de asilo.

“No es más que teatro político y activistas de izquierda tratando de ofuscar sus políticas radicales que promueven la apertura de fronteras, la inmigración ilegal, el fentanilo que llega a nuestros vecindarios y el tráfico de personas en aumento”.