Pedro Martínez nombrado primer director ejecutivo latino de las escuelas públicas de Chicago

·5  min de lectura

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, seleccionó al superintendente de las escuelas de San Antonio, Pedro Martínez, como el próximo director ejecutivo de las Escuelas Públicas de Chicago.

Lightfoot anunció la selección el miércoles por la mañana en Benito Juarez Community Academy, en Pilsen, a la que asistió Martínez.

Martínez, presentado por Lightfoot como un inmigrante de México y el mayor de 12 hijos, ha dirigido el Distrito Escolar Independiente de San Antonio desde junio de 2015 y anteriormente se desempeñó como director financiero de CPS bajo el ex director ejecutivo Arne Duncan.

Los primeros comentarios de Martínez incluyeron un agradecimiento a los maestros, quienes dijo que tenían el poder de cambiar la vida de los niños, incluida la suya, y a las iglesias de Pilsen que dieron la bienvenida a su familia cuando era un niño.

“Había una maestra de sexto grado ... que vio algo en mí que, como niño inmigrante, no podía verme a mí mismo”, contó Martínez, quien habló tanto en inglés y español. “Y fueron educadores realmente increíbles los que hicieron que cambiara la trayectoria de mi vida”.

Lightfoot calificó la búsqueda del CEO como un “proceso histórico (que) produjo un candidato histórico”.

Martínez “también tenía un profundo sentido de la responsabilidad que lo ha hecho consciente de las formas en que puede allanar el camino del éxito para los demás”.

Felicitó al distrito por la reapertura de las escuelas después de los cierres relacionados con la pandemia, y reconoció los temores de seguridad que aún existen por parte de las familias y los maestros. Indicó que su prioridad es la “seguridad y estabilidad”.

“Entiendo los miedos”, dijo; y agregó que tiene la intención de trabajar con Lightfoot “para ser campeones de vacunación en la ciudad”. Hizo hincapié en que la instrucción en persona es lo que necesita la mayoría de los estudiantes.

Un pequeño grupo de manifestantes interrumpió el anuncio, que se hizo al aire libre. Un hombre gritó sobre el aprendizaje remoto. Una mujer discutió con el secretario de prensa de la alcaldesa, César Rodríguez, diciéndole: “¡Debería haber padres aquí!”

Martínez reemplazará a Janice Jackson, quien anunció en mayo que dejaría el cargo. José Torres, un exfuncionario de CPS y exjefe del Distrito U-46 con sede en Elgin, ha estado al frente como jefe interino desde la partida de Jackson.

El nuevo líder tendrá que reconstruir su oficina central: varios funcionarios de alto rango de CPS dejaron el distrito cuando Jackson renunció o lo han hecho desde entonces.

El distrito escolar de San Antonio es mucho más pequeño que el de Chicago, con alrededor de 50,000 estudiantes en comparación con los más de 300,000 en CPS, lo que representa un desafío potencial para Martínez. Pero comparte algunas de las características de CPS, como una población estudiantil que es mayoritariamente no blanca y donde la pobreza es generalizada.

Sin embargo, entrará en un clima político considerablemente diferente.

En Texas, Martínez desafió la orden ejecutiva del gobernador Greg Abbott que prohíbe a las entidades públicas emitir mandatos de vacunación COVID-19. Eso provocó una demanda contra el distrito de San Antonio por parte del fiscal general de Texas en agosto. Martínez afirmó en un comunicado que el distrito tenía el derecho bajo la ley federal de igualdad de empleo para implementar el mandato.

“Aparte de eso, es nuestra responsabilidad estatal y federal proteger a los niños a nuestro cargo, y continuaremos actuando en el mejor interés de nuestros estudiantes, familias y comunidad”, indicó en el comunicado. “Continuaremos adhiriéndonos a las directivas de nuestra autoridad de salud local y la orientación de los CDC para ser los más receptivos a lo que nuestra comunidad inmediata exige y espera de nosotros”.

Además de las luchas de la persistente pandemia y las continuas tensiones con el Sindicato de Maestros de Chicago, CPS está entrando en una nueva fase en su transición en los próximos años para ser dirigida por una junta escolar totalmente elegida.

CTU emitió un comunicado sobre el nombramiento de Martínez diciendo que “debe superar las expectativas en un distrito escolar con dificultades”.

“No es ningún secreto que las Escuelas Públicas de Chicago se encuentran en un estado de confusión en este momento, con un campus autónomo cerrado debido a COVID-19, casi 6,000 estudiantes en cuarentena y rezagado en su programa para las pruebas COVID-19 de estudiantes y personal “, dijo el sindicato. “Agregue a esto los problemas con el transporte, la educación especial y la mala comunicación de la Oficina Central a las comunidades escolares individuales, y está claro que el Sr. Martínez tiene una gran tarea por delante desde el primer día”.

Martínez, un graduado de la Universidad de Illinois que se especializó en contabilidad, no tiene una formación tradicional para ser educador. Al parecer, nunca ha sido maestro de aula y trabajó para Deloitte y PwC como supervisor de auditoría antes de unirse a Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Chicago. Luego pasó a trabajar con Duncan en CPS, en un sistema de escuelas públicas de Nevada como superintendente y finalmente en San Antonio, nuevamente como superintendente.

En sus comentarios, Martínez insinuó las tensiones entre los sindicatos de maestros y los funcionarios escolares a medida que el aprendizaje en persona se reabrió en todo el país en medio de un aumento del coronavirus este otoño.

Pero dijo que eso solo hace que sea más crucial “que nos unamos” contra la pandemia.

“No podemos estar peleando entre nosotros mismos”, dijo Martínez. “El enemigo es COVID. El enemigo es el racismo sistémico que hemos tenido en nuestro país. El enemigo es la pobreza”.

Martínez abordó una pregunta sobre su relación con el sindicato local de maestros en San Antonio y dijo que “había mucho miedo” sobre la reapertura de las escuelas durante la pandemia. Mencionó que entendía la preocupación por los estudiantes más chicos que aún no pueden vacunarse, pues es padre de tres niños que también son demasiado pequeños para ser vacunados.

“Tomaron la posición de que nuestras escuelas no deberían abrirse”, dijo Martínez. “Yo tomé la posición de abriría de manera segura, y así fuimos abriendo las escuelas gradualmente”.

Los funcionarios no revelaron su salario ni otros detalles de su contrato, y la alcaldesa dijo que aún no se ha finalizado. Así que aparentemente su fecha de inicio será “alrededor del 29 de septiembre”.

Este texto fue traducido por Leticia Espinosa/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.