Pedro Cahn: “Podemos llegar a tener que decidir a quién le ponemos un respirador”

José María Costa
·3  min de lectura
Pedro Cahn sigue atendiendo en el hospital Fernández, como en 1982, cuando apareció el primer paciente con sida
Pablo Dondero

La situación es sumamente preocupante. Tenemos a full las terapias intensivas”. Esos fueron los primeros dos conceptos que Pedro Cahn, médico infectólogo que integra el grupo de asesores del Gobierno, dijo a LA NACION tras conocerse un nuevo récord de fallecidos, con 557 muertos reportados en un solo día.

El titular de la Fundación Huésped luego enumeró diferentes situaciones que grafican las diferencias de esta segunda ola del coronavirus Covid-19 con la primera: “Ya hay pacientes que están compartiendo una misma fuente de oxígeno; se fabrican cánulas para dividir la fuente y que le llegue a dos personas. Estamos con personas que pasan varias horas hasta que logran conseguir una cama y, a veces, días”.

“Me parece que debemos tomar todos conciencia. En la ciudad, en la provincia de Buenos Aires y en diferentes jurisdicciones se toman decisiones en la teoría, pero que no se aplican en la práctica”, dijo.

El infectólogo reiteró su pedido: “Si no reducimos la circulación, no vamos a bajar la cantidad de casos. Si no bajamos la cantidad de casos, no vamos a bajar la demanda sobre el sistema de salud que ya está lleno. Estos pacientes no se quedan uno o dos días en terapia intensiva. Son pacientes que están largo tiempo. Podemos llegar al punto, que nunca quisimos llegar, que es el de tener que decidir a quién le ponemos un respirador y a quién no ”.

“Espero que esto sirva para que la gente tome conciencia de la magnitud y gravedad de la situación. Este no es un tema para que se esté discutiendo entre políticos y jueces. Es un tema para que toda la ciudadanía tome conciencia de la gravedad de la emergencia sanitaria que estamos viviendo”, remarcó el infectólogo.

Consultado sobre de qué manera cada persona puede colaborar para tratar de revertir la situación, Cahn respondió: “En primer lugar, cumplir los protocolos, no violarlos. Por ejemplo, no hacer reuniones en lugares cerrados, no ir a lugares donde no deberíamos estar”.

“Transmitir este mensaje. No hacernos eco de la fake news. No subirnos a la locura de la discusión política sobre temas como la escolaridad, si no que debemos tratar de transmitir el mensaje a cada una de las personas con las que tenemos contacto”, pidió el médico, y reiteró: “Los periodistas deben ayudar a que la gente entienda que la situación es complicada. Que no se puede andar sin barbijo en la calle. Que no se deben hacer reuniones. Que no hay que estar desbaratando fiestas clandestinas cada día. Que hay que ventilar los ambientes y ahora que viene el frío hay que cuidarse más que nunca. Todas las medidas no farmacológicas que ya conocemos, mientras se logra vacunar a más personas”.

Para cerrar, Cahn dijo: “Hoy Israel, por primera vez en 10 meses, no reportó un muerto por coronavirus. Esto es el fruto de haber podido vacunar a una proporción muy importante de la población. Nosotros estamos en ese camino. Es insuficiente, todavía, pero mientras sigan llegando vacunas vamos a poder inocular a más personas y mejorar nuestra perspectiva”.