Pedro Aznar: en su nuevo disco canta “La llorona”, “Dos gardenias” y otros clásicos de la música latinoamericana

·4  min de lectura
Santa Maria de Punilla: Pedro Aznar, en el Cosquin Rock 2017, Santa Maria de Punilla, Cordoba el 27 de Febrero de 2017
Diego Lima

Artista: Pedro Aznar. Álbum: Flor y raíz. Temas: “Cardo o ceniza”, “Perfume de carnaval”, “La llorona”, “Zamba para no morir”, “El violín de Becho”, “El cosechero”, “Construcción”, “Chacarera de los gatos”, “Cartas de amor que se queman”, “Dos gardenias”, “Maldigo del alto cielo”, “Reverdece”. Edición: DBN. Calificación: Muy bueno.

El flamante álbum Flor y raíz que acaba de presentar Pedro Aznar es una especie de producción a la carta. Porque no fue pensado como un disco pero es consecuencia de la suma de pedidos de su público . No por canciones puntuales sino de un repertorio específico, folklórico (de ese modo lo planteó el protagonista al estrenar el álbum, desde una demanda que encausó en un puñado de canciones). Claro que así como no podremos (ni debemos) definir a Pedro Aznar como un folklorista sino como un músico popular de amplio espectro, su nueva producción no es folklórica sino de música popular latinoamericana, de amplio alcance . Doce canciones que fueron grandes éxitos en sus países de origen o en algunos casos en todo el continente, en distintas épocas. Doce canciones que arman un tejido homogéneo en la voz de Aznar.

Este último no será un dato menor si se cae en la cuenta de que Aznar comenzó a transformarse en un artista popular (no extremadamente masivo pero sí de muy buena convocatoria) cuando puso a su voz en primer plano. Lejos de aquella raíz (la de sus primeros discos, donde su garganta era otro instrumento) y más cerca de la flor (si elegimos proyectar la idea del título de su disco), la voz de Aznar es la clave para poder llevar a buen puerto una docena de títulos que van de la zamba y la chacarera a la música del litoral argentino, o de un bolero cubano de mediados del siglo pasado a un par de gemas de dos grandes artistas de Chile y Perú: Violeta Parra y Chabuca Granda.

Pedro Aznar y una banda de cuatro músicos (Alejandro Oliva, Federico Arreseygor, Ramiro Gallo y Juan Nuñez) en un concierto que dieron en la Usina del Arte, en marzo de este año, sin público. Casi como la grabación en vivo de un disco, en toma directa. Funciona muy bien como álbum y funciona como concierto porque tiene todos los matices necesarios . Va de esos momentos grupales hasta algunos tracks en solitario, donde Aznar se toma como licencia casi poética la actitud coplera del canto con caja para una zamba clásica. El camino de aproximación que ha hecho este músico hacia los folklores fue primero de observación y luego de aprehensión. No hay que esperar que un tema como “Cardo o ceniza” -es el que abre el disco- suene peruanísimo, porque eso sería como ponerse un disfraz que sería cambiado al instante por otro, para la siguiente canción. Pero sí hay elementos de distintos folklores, o hasta algún gesto vocal, en el epíteto moreno de algunos grupos que tuvo Chabuca Granda. Siempre con mucho oficio, Aznar no se pone por delante de las canción. Las saborea. De ese modo, el repertorio no queda en el mero recorrido de hits de la música latinoamericana. Se hace foco en cada una (por más que hayan sido cantadas miles de veces por los artistas más variados) hasta arribar en la conformación de un álbum homogéneo que fue creado a partir de la variedad.

Y si quisiéramos buscar el contexto de este disco (un lugar y su tiempo) seguramente lo podremos encontrar en la versión de la “Zamba para no morir”, que además de ser una de las joyas de esta producción, aporta mucha información . Una caja que suena “legüera”. Aznar, que pone su voz por delante de cualquier otra expresión (pero no por delante de la canción). La resonancia de un lugar que es grande y está vacío (como esa soledad de aislamiento y pandemia). Y algo que espera reverdecer y que está intuido en esa obra maestra escrita por Hamlet Lima Quintana.

Casi a la manera de un bis (en el caso de que también lo sigamos pensando como un concierto), aparece el tema “Reverdece”, que le pertenece a Aznar y que acá suena en su voz, junto a la de Soledad Pastorutti.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.