Pedro Aguirre Cerda, la comuna popular de Chile donde más ganó el ‘Apruebo

·4  min de lectura

Santiago de Chile, 16 sep (EFE).- Los resultados del plebiscito constitucional del 4 de septiembre dejaron un apabullante triunfo de casi el 62 % de los votos del "Rechazo", prácticamente sin excepciones: solo ocho en ocho de las 346 comunas del país se aprobó la propuesta de nueva Constitución.

Fuera del territorio insular, donde se registraron los mejores resultados para el “Apruebo”, Pedro Aguirre Cerda es la comuna que obtuvo mayor porcentaje, con el 54,9% de los votos. El rechazo se quedó con el 45,1%.

“No quiero que el comunismo vuelva a Chile otra vez, no queremos más comunismo, como en Venezuela o en Cuba”, dijo a Efe Luis Omar, de 59 años, vecino de la comuna y pensionado que votó ‘Rechazo’, luego de informarse sobre la nueva carta magna por Facebook.

Carmen Luz Díaz tiene 37 años, estudia Trabajo Social y trabaja en un centro médico. Votó ‘Apruebo’ y aún “se aflige” al hablar del resultado: “Hay organizaciones muy sólidas que han trabajado siempre a favor de la comuna y de los territorios y tenían fe de que el cambio se iba a producir”.

SIN ALCALDES DE DERECHA

Pedro Aguirre Cerda (o PAC, como lo acortan sus vecinos) es una de las comunas más populares de la Región Metropolitana. Ubicada en el sector sur de Santiago, en la periferia capitalina, acoge más de 100.000 habitantes, según el último censo de 2017.

Fue creada en 1981 y bautizada con el nombre del expresidente Pedro Aguirre Cerda (1938-1941), del Partido Radical, quien destacó por impulsar la industria nacional y la educación pública.

Durante la democracia, todos sus alcaldes han sido de centro izquierda o de izquierda y, en 2012, fue una de las cuatro comunas de Chile que eligió a una autoridad comunista en las elecciones municipales. Desde junio de 2021 gobierna el independiente (cercano al Partido Socialista) Luis Astudillo, conocido por los vecinos como “el doctor del pueblo” por brindar atención médica gratuita en los barrios más vulnerables.

LA TOMA MÁS ANTIGUA DE SUDAMÉRICA

La trayectoria de resistencia vecinal durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y un robusto tejido social consolidado durante la democracia crearon las condiciones para convertir a PAC en uno de los sectores que más se han movilizado en el último tiempo.

“Es una comuna que se ha caracterizado por la organización social y parte de nuestra historia empieza en la lucha por una vivienda en la población La Victoria, que fue una de las primeras tomas de Latinoamérica”, explicó a Efe el alcalde Astudillo.

Considerada la primera “toma” de Chile y de Sudamérica, la población La Victoria cumplirá 65 años el próximo 30 de octubre. Más de mil personas decidieron ocupar los terrenos para tener un lugar donde vivir: distribuyeron el espacio, pusieron nombre a las calles y se organizaron para habitar en comunidad.

Hasta hoy se considera una población combativa y un feudo de la resistencia contra la dictadura. El 4 de septiembre de 1984, durante una jornada de protestas, fue escenario de un trágico episodio. El popular sacerdote André Jarlan recibió el impacto de una bala en el cuello a causa de un disparo de la policía mientras leía la biblia en su casa.

Otras poblaciones de PAC como la Dávila también acumulan más de 60 años de historia y se remontan a los primeros programas de vivienda impulsados por el Estado y destinados a la clase trabajadora.

ESTALLIDO SOCIAL Y PANDEMIA

La comuna de Pedro Aguirre Cerda fue una de las más movilizadas durante el estallido social de 2019. Hubo protestas y varias de las denuncias por violencia ejercida por agentes del Estado se registraron en la 51° Comisaría de este sector.

Cuando llegó la pandemia, revivió con fuerza la red social y comunitaria de la comuna, sobre todo a través de las ollas comunes, que ya habían surgido durante la dictadura.

“Aquí hemos hecho ollas comunes, PCR, hemos sanitizado las calles y nos hemos organizado los vecinos. Es una comuna de lucha y sacrificio, y los habitantes se la juegan por los pobladores”, comentó a Efe Arnoldo Ossandon, vecino de 61 años.

Ahora los "aguirrinos" observan con incertidumbre cómo continuará el proceso constituyente, pero sienten que perdieron una oportunidad. “Fue un duro golpe para la comuna porque estábamos muy esperanzados, pero es un llamado a levantarse nuevamente porque de todas las crisis y derrotas hay que sacar una enseñanza”, concluyó Astudillo.

(c) Agencia EFE