Pedir favores sexuales por calificación es violencia de género: UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reconoció que pedir favores sexuales a cambio de mejorar las calificaciones, reprobar o aprobar una materia, u obtener un trato especial, es violencia de género, y pidió a sus estudiantes que denuncien y advirtió que la UNAM solo podrá intervenir cuando haya una queja formal ante el protocolo atención a casos de violencia de género. A través de un vídeo que distribuye en redes sociales, la institución explica que la violencia de género puede ocurrir en contra de cualquier persona, pero que es más frecuente que las víctimas sean mujeres.

"Insinuaciones u observaciones marcadamente sexuales. Pedir favores sexuales a cambio de subir una calificación, aprobar una materia o una promesa de cualquier tipo de trato preferencial. Amenazar a una persona de reprobarla, bajar de puesto o cuestiones similares si no se mantiene un contacto sexual".

Señala que la denuncia es importante para tener registro del número de casos de violencia, se ayuda a desnaturalizar el fenómeno y se puede identificar a un mismo agresor. Para activar el protocolo para atender los casos de violencia de género que se viven en la institución, se requiere que los hechos hayan ocurrido dentro de las instalaciones de la UNAM o en espacios de esta, como el Pumabús, que el agresor sea integrante de la comunidad, y que exista una relación académica, laboral o entre pares, como las que existen entre profesores y alumnas o entre estudiantes.

Advierte que para que la UNAM intervenga es necesario que se presente una queja formal que en caso de que la víctima sea menor de edad se le dará aviso a un adulto y que las denuncias se pueden presentar en cualquier momento.

¿Cuáles son los delitos sexuales? Los delitos sexuales han incrementado un 19% en el último año, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Las expertas en el tema consideran que las agresiones sexuales inician con el acoso, que consiste en miradas lascivas, piropos o "perseguir" a una persona.