El pedido de refugio de Rodríguez Simón “no hizo gracia” en Juntos por el Cambio

·4  min de lectura
Pepín Rodríguez Simón
Flicker

La decisión de Fabián “Pepín” Rodríguez Simón de pedir asilo como refugiado político en Uruguay, si bien no fue sorpresiva para la cúpula de Juntos por el Cambio, causó desagrado entre los integrantes de la coalición opositora, porque entienden que puede ser dañina para las estrategias de defensa de los exfuncionarios del macrismo. Sin embargo, entendieron que era una determinación personalísima, más ligada a “la personalidad” del exasesor de Mauricio Macri que a la gravedad de las acusaciones en su contra.

Rodríguez Simón había citado a prestar declaración indagatoria el 17 de junio por la jueza María Servini en una causa en la que se investigan supuestas presiones a los dueños del Grupo Indalo, Cristóbal López y Fabián De Sousa, para que apoyen al Gobierno de Cambiemos si no querían perder sus empresas. El exlegislador ante el Parlasur y uno de los asesores jurídicos de Macri iba a tener que responder sobre las presiones que, según la denuncia, habría ejercido la llamada “mesa judicial” del macrismo sobre los empresarios dueños de Oil Combustibles, C5N y Casino Club, entre otras empresas. Según los denunciantes, existieron reuniones y llamadas en las que supuestamente López y De Sousa fueron presionados para vender sus empresas.

Antes de comunicar públicamente su decisión final de refugiarse en Uruguay, Pepín Rodríguez Simón le hizo saber lo que iba a hacer a Mauricio Macri a Elisa Carrió, dijeron a LA NACION allegados a ambos líderes de Cambiemos.

El pedido de asilo como refugiado se conversaba entre los hombres de derecho que coordinan la estratégica judicial del macrismo desde hace semanas, pero hace quince días la idea había madurado y el asunto era un hecho. Algunos de los abogados analizaron que el pedido de refugio no iba a ser una medida inocua y que la decisión iba a explotar como una bomba política. Y así fue. Al punto que motivó que reaccionara por Cristina Kirchner por sus redes sociales.

La vicepresidenta denunció la “mentira” y el “cinismo” del macrismo y narró la “inédita persecución judicial” que dijo haber sufrido con su familia. “Pide asilo político en Uruguay por ‘persecución’. Y dicen que somos nosotros los que ‘buscamos la impunidad’!”, escribió.

Mauricio Macri expone en el FORO: «DEFENSA DE LA DEMOCRACIA EN LAS AMÉRICAS»
Captura


Mauricio Macri expone en el FORO: «DEFENSA DE LA DEMOCRACIA EN LAS AMÉRICAS» (Captura/)

Macri le dijo a Rodríguez Simón que se trataba de una decisión personal pero que no la compartía. Le cayó mal. Palabras más, palabras menos, Macri le dijo que había tomado la decisión de presentarse ante la Justicia cada vez que fuera convocado por más que entendiera que se tratara de una persecución, dijeron allegados al expresidente.

En el caso de la Coalición Cívica, Pepín se preocupó por informar a Lilita Carrió de su decisión. El interlocutor mediante el cual le hizo llegar el mensaje fue el líder del bloque de la Coalición Cívica, el diputado Juan Manuel López. Lo llamó horas antes de hacer pública su decisión para que la comunicara a Carrió y al resto de los integrantes de la fuerza.

LIlita Carrió fue informada de la decisión del exasesor de Macri
LIlita Carrió fue informada de la decisión del exasesor de Macri


LIlita Carrió fue informada de la decisión del exasesor de Macri

A nadie le hizo gracia lo que estaba escuchando. Pero entendieron en Juntos por el Cambio que “es difícil la decisión que tomó” y que “tiene derecho a hacer lo que hizo”. Señalaron que el pedido de refugio está más relacionado con “la personalidad” de Rodríguez Simón que con los datos objetivos de la causa. Incluso compararon su actitud con la de Esteban Echeverría, que se exilió en Uruguay para huir de Juan Manuel de Rosas. Licencias de la política.

El abogado de Rodríguez Simón se presentó con un breve escrito en la causa donde le informó a la jueza María Servini de la decisión de su cliente. Y el propio Rodríguez Simón consideró enviar él una nota al juzgado explicando sus razones.

Los asesores jurídicos de Juntos por el Cambio analizaron el escenario del siguiente modo: entienden que a partir del 17 de junio, cuando Rodríguez Simón debe presentarse a prestar declaración indagatoria y no lo haga, la jueza Servini lo declarará en rebeldía y pedirá su captura internacional con fines de extradición. Apenas esto suceda, sus abogados serán desconectados del sistema online de seguimiento de la causa, pues su cliente quedará en rebeldía.

En ese momento comenzará un juicio de extradición, que puede llevar meses, sino años. Es un caso que puede ser similar al del sindicalista Marcelo Balcedo, arraigado en Uruguay y al que la Justicia de ese país le permitió quedarse allí a pesar del pedido de extradición de la Argentina

Cuando la Justicia argentina deba argumentar las razones por las cuales pretende la extradición de Rodríguez Simón, la jueza deberá enumerar las pruebas contra el exasesor de Macri, lo que demostrará, según se esperanzan en Juntos por el Cambio, la orfandad de evidencias que hay en el caso.

En paralelo, Rodríguez Simón, que es residente uruguayo, puede obtener el estatus de refugiado. No sin malicia, los abogados del macrismo recordaron que cuando Evo Morales se refugió en la Argentina, el canciller Felipe Solá declaró que iban a rechazar cualquier pedido de extradición de la Justicia boliviana. En Juntos por el Cambio, aspiran ahora a que Uruguay haga lo mismo. Lo cierto es que en Uruguay tampoco cayó bien la decisión de Rodríguez Simón, pues plantea otro foco de conflicto con el gobierno argentino, que preferirían no tener.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.