Pavor, rabia y vergüenza: la vida cotidiana de las mujeres afganas bajo el régimen talibán

·1  min de lectura

Desde que los talibanes tomaron el poder el pasado agosto, han endurecido sus leyes para mantener su rigurosa visión de los preceptos religiosos del Islam. Recientemente han prohibido que las mujeres viajen sin compañía de un familiar masculino cuando se desplacen más de 72 km y que muestren su rostro cuando viajen en taxi.

Por Sonia Ghezali, corresponsal regional de RFI

La vida cotidiana de las mujeres afganas ha cambiado recientemente por las nuevas normas establecidas por los talibanes. Los testimonios que ha recibido RFI dan una idea de lo estrictas que se han vuelto las normas. Periodistas nos cuentan que ahora tienen que cubrirse la cara cuando informan en el exterior, algo que no hacían hasta hace quince días.

Las experiencias son muy diferentes. Algunas mujeres no han cambiado sus hábitos, su forma de vestir, pero otras han tenido malas experiencias. Una mujer que trabajaba en un hospital aceptó testificar para RFI. Pero pidió permanecer en el anonimato. Durante un viaje en taxi, un policía talibán paró el coche porque las mujeres de atrás llevaban la cara descubierta. Los talibanes le dijeron al conductor: "Estas mujeres deben cubrirse la cara, ir acompañadas de un familiar masculino y debes parar e ir a rezar cuando sea la hora de la oración”. El conductor trató de explicar que esas mujeres trabajaban en el hospital, pero el policía talibán respondió: "No importa, si son médicos o profesores, es lo mismo para todos”.

Pavor, rabia y vergüenza

Un vídeo en Twitter también se hizo viral recientemente. Mostraba a un joven al que un talibán le cortaba el pelo violentamente en la calle por considerarlo demasiado occidental.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.