Patrulla de Fronteras cobra protagonismo bajo Trump

Por ELLIOT SPAGAT
Shawn Morán, vicepresidente del Consejo Nacional de la Patrulla de Fronteras, fotografiado el 21 de febrero del 2017 durante la transmisión del programa radial "The Green Line" que producen semanalmente dirigentes sindicales de la Patrulla en San Diego. (AP Photo/Gregory Bull)

SOLANA BEACH, California, EE.UU. (AP) — Una vez a la semana, los líderes sindicales de la Patrulla de Fronteras producen un programa de radio desde una oficina cerca de San Diego cuyas paredes están cubiertas con una bandera estadounidense y retratos del presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence.

Durante una hora los agentes hablan de la seguridad de la frontera y hacen comentarios en un programa transmitido vía podcast y por una estación de radio de Tucson, Arizona.

El programa tiene un patrocinador insospechado: el portal noticioso ultraderechista Breitbart News, que no es precisamente un abanderado de las causas sindicales. Los participantes ofrecen una idea de lo que piensan hacer los líderes sindicales para reforzar la vigilancia de los 9.600 kilómetros (6.000 millas) de frontera con México y Canadá.

El programa, llamado "The Green Line" ("La línea verde", por el color de los uniformes), está dirigido a los agentes, el Congreso y los medios de prensa. Es parte de un esfuerzo que ya lleva cuatro años cuyo objetivo es darle mayor protagonismo al sindicato, una estrategia que los llevó a apoyar abiertamente la candidatura presidencial de Trump.

Ese gesto tuvo su premio en noviembre. Una semana después de que Trump asumiese, el jefe de la Patrulla de Fronteras fue despedido y reemplazado por alguien cercano al sindicato para que encabece la agencia en momentos en que se apresta a incorporar mucha gente nueva.

El sindicato, liderado por un ex miembro del equipo de transición de Trump, se ha ganado el afecto del presidente, cuyo principal estratega, Steve Bannon, dirigió Breitbart News antes de sumarse al personal de la Casa Blanca. El portal conservador incluye los puntos de vista de la Patrulla en sus notas, al tiempo que reconoce que la apoya.

Los conductores del programa alternan entre quejas sobre las condiciones de trabajo, como radios que no funcionan en zonas remotas, y las noticias del momento. Han tildado de "terroristas domésticos" a los activistas del movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan) y han dicho que México es "un país corrupto".

Una mañana reciente criticaron a un empleado de una aerolínea que habló mal de la Patrulla de Fronteras cuando uno de los conductores del programa hizo los trámites para abordar un avión y también la emprendieron contra los legisladores que quieren declarar a California un estado santuario y contra quienes se resisten a acatar las directivas de Trump que apuntan a expandir la capacidad de combatir la inmigración ilegal. En la charla se abordó asimismo una audiencia de la Corte Suprema sobre un adolescente mexicano que murió de un balazo disparado por un agente de la Patrulla desde el lado estadounidense de la frontera. Se debatía si el agente podía ser demandado.

"¿Van a dudar (los agentes) cuando les llueven piedras y ladrillos?", preguntó uno de los conductores del programa, Shawn Morán, vicepresidente del Consejo Nacional de la Patrulla de Fronteras. "¿Van a dudar y decir, '¿sabes qué, este tipo puede demandarme?'. Y no hablemos del hecho de que pueden terminar matando a un agente".

Trump se prepara para contratar 5.000 agentes nuevos par la Patrulla de Fronteras, más jueces del servicio de inmigración y funcionarios a cargo de las deportaciones. También piensa construir un muro a lo largo de los 3.200 kilómetros (2.000 millas) de frontera con México. La semana pasada el gobierno pidió a las empresas que construyan prototipos en San Diego, no muy lejos del estudio de "The Green Line".

"The Green Line" consiguió el apoyo de Breitbart a través de Brando Darby, un antiguo militante de izquierda que se hizo informante del FBI y que ayudó a que dos personas acusadas de complotar para colocar una bomba en la Convención Nacional Republicana del 2008 fuesen condenadas. Darby despertó el interés del fundador del portal, Andrew Breitbart, quien lo reclutó para que se uniese el nuevo servicio.

Como director administrativo de Breitbart Texas, Darby publicó fotos tomadas adentro de centros de detención de menores que fueron filtradas en el 2014, llamando la atención sobre la ola de centroamericanos que estaban cruzando ilegalmente la frontera. Darby y Bannon, quien dirigió Breitbart tras la muerte de su fundador en el 2012, crearon las "Crónicas de los Carteles", una serie bilingüe sobre el crimen organizado que incluye artículos desde regiones peligrosas de México en las que se usan pseudónimos.

Los editores de Breitbart dicen que su auspicio del programa es una forma de mostrar apoyo a los agentes.

"'The Green Line' es algo de lo que me siento muy orgulloso porque se le da una voz a estos muchachos y muchachas", declaró Darby, aludiendo a los agentes de la Patrulla.

La retórica del sindicato no cae bien entre quienes se quejan de que durante la gestión de Barack Obama se difundió una cultura de gatillo fácil. El sindicato criticó a los expertos independientes que cuestionaron su uso de la fuerza y la disciplina de los empleados, y restó importancia a un premio a quienes evitan disparar al enfrentar a sospechosos armados.

"No quieren tener restricciones", sostuvo Adam Isacson, analista de la agrupación defensora de los derechos humanos Washington Office on Latin America. "La mayoría de los organismos policiales no las quieren, pero ellos lo expresan con más fuerza. Se han resistido firmemente a los esfuerzos por reformar" esa cultura.

El presidente del sindicato Brandon Judd dice que las críticas son exageradas y que los antecedentes de la Patrulla de Fronteras se comparan favorablemente con los de cualquier otra agencia si se toma en cuenta la cantidad de arrestos que hace. El Servicio de Protección de Aduanas y Fronteras dice que los agentes abrieron fuego 27 veces el año pasado, comparado con las 58 veces del 2012.

El sindicato tuvo problemas con un ex oficial del FBI que fue elegido en junio del año pasado para dirigir ese cuerpo. Fue la primera vez desde su creación en 1924 en que la Patrulla fue encabezada por alguien de afuera. Mark Morgan terminó siendo reemplazado hace poco por Ronald Vitiello, el preferido del sindicato.

Una prioridad para el sindicato es poner fin a la política de "catch and release", o "detención y liberación", un término que usaron mucho Trump y otros y que alude a los casos en los que se libera a una persona mientras espera su juicio, el cual puede tomar años.