La patronal de Nicaragua está a favor de amnistiar a los presos políticos

·2  min de lectura

Managua, 21 sep (EFE).- El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) respaldó este miércoles una propuesta de un grupo de familiares de "presos políticos" de Nicaragua para que el Gobierno de Daniel Ortega conceda una amnistía en beneficio de todos los opositores que se encuentran detenidos en el marco de la crisis que vive el país desde abril de 2018.

En una declaración, el Cosep, que es la principal cúpula patronal de Nicaragua, patentó su respaldo al pronunciamiento emitido en la víspera por familiares de 24 encarcelados, entre ellos la de los exaspirantes presidenciales opositores Cristiana Chamorro y Arturo Cruz, así como los de un excanciller y dos exvicecancilleres.

"La historia de Nicaragua nos ha enseñado que, dentro del dolor, la generosidad de los nicaragüenses ha sobresalido siempre", señaló la cúpula patronal, cuyo presidente y vicepresidente, Michael Healy y Álvaro Vargas, respectivamente, fueron condenados en mayo pasado a 13 años y 9 años de prisión por delitos considerados "traición a la patria".

"En ese sentido exhortamos a todos los actores, acoger el llamado de amnistía manifestado por los familiares, con el fin de unir a la familia nicaragüense", abogó el Cosep, cuyo empresario José Adán Aguerri Chamorro, que lo dirigió de 2007 a 2020, también se encuentra en prisión.

La Organización de Víctimas de Abril (OVA) también respaldó la petición del grupo de familiares de presos políticos.

"Por el dolor de los familiares, cualquier mecanismo que exista (para lograr la liberación de los opositores), como organización vamos a apoyarlo", dijo la dirigente de esa organización Gretel Gómez, al portal digital 100 % Noticias.

Según los familiares de los presos políticos, una amnistía crearía un ambiente general de mayor sosiego, contribuiría a la estabilidad económica de Nicaragua y al reencuentro entre los nicaragüenses.

Entre los familiares que suscribieron ese pronunciamiento están los hijos de Cristiana Chamorro Barrios, hija de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y del periodista antisomocista asesinado Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, y que fue arrestada en junio de 2021 después de anunciar sus intenciones de aspirar a la Presidencia en los comicios de noviembre de ese año.

También las hermanas del académico Arturo Cruz, que aspiró a ser candidato a la Presidencia en las elecciones pasadas y fue embajador en Estados Unidos entre 2007 y 2009 del Gobierno de Ortega, de quien se distanció.

Además las esposas del excanciller Francisco Aguirre Sacasa, y de los exvicecancilleres Víctor Hugo Tinoco y José Pallais, y la del exembajador Mauricio Díaz, entre otros.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las controvertidas elecciones generales del pasado 7 de noviembre, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.

Ortega, próximo a cumplir 77 años, lleva 15 años y 7 meses consecutivos en el poder, en medio de denuncias de autoritarismo y fraude electoral.

(c) Agencia EFE