Patricia elabora bordados como tratamiento para estrés

HERMOSILLO, Son., mayo 19 (EL UNIVERSAL).- Ante la contingencia sanitaria por Covid-19, Patricia López, una trabajadora doméstica de 37 años, elabora bordados para subsistir y como una terapia para acabar con el estrés en Hermosillo, Sonora.

"La cuarentena fue un cambio muy difícil para toda mi familia; dejé de trabajar y mi esposo dejó su empresa y solo recibe la mitad de su sueldo. Sin embargo, por las ventas que he tenido en los bordados hemos podido vivir al día", comentó Patricia en una entrevista telefónica con EL UNIVERSAL.

Patricia, quien es oriunda del Estado de México; explicó que el bordado no es nada nuevo para ella, pues fue una amiga de su escuela quien la acercó a lo que sería más adelante un hobby.

"Empecé muy chica con el bordado; cuando iba a la escuela y por medio de una amiga fue como adquirí el gusto por agarrar las telas y practicar hasta poder aprender".

Patricia detalló que el gusto por este arte siempre lo ha practicado en sus ratos libres y le ha servido como una terapia antiestrés.

"Realmente el bordado nunca lo he dejado; lo hago en mis ratos libres o cuando me siento estresada, aparte de que me gusta diseñar muchas piezas y esta actividad es muy buena para la memoria".

"A la gente le fascina mi trabajo", agregó.

Entre las piezas que elabora se encuentran las servilletas, los manteles, fundas para almohadas y también elabora prendas de vestir, todas ellas exhibidas mediante su cuenta de Facebook. El costo es dependiendo del tamaño y la elaboración. "Lo que más le gusta a la gente es la técnica de punto de cruz y el bordado con aguja mágica. Hago servilletas, manteles, fundas para almohadas, también elaboró prendas de vestir", platicó.

"El precio de cada pieza bordada va desde los 100 hasta los 700 pesos y es dependiendo del tamaño y de la elaboración que ellos deseen", añadió.

También expresó que pese a la contingencia la venta ha sido buena, inclusive desde antes de que este desafortunado suceso iniciara. "Por el momento la venta ha sido buena y me atrevería a decir, que en la cuarentena he tenido más ventas que otras ocasiones".

Finalmente, la mexiquense invita a más personas a practicar esta actividad. "Que borden o tejan en esta cuarentena para no estar estresados, para no estar cansados o aburridos. Que agarren un poquito de tela e hilo y se pongan a practicar", indicó.

"Gracias a Dios, aún tengo más pedidos por entregar", concluyó.