Patricia Bullrich rechazó el tuit del Presidente por las bolsas negras en la marcha contra el vacunatorio vip

LA NACION
·4  min de lectura
La exministra dijo que Alberto Fernández no tiene autoridad para repudiar el hecho porque su accionar no fue ejemplar
Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

La presidenta de PRO, Patricia Bullrich, se refirió a la marchaconvocada ayer en contra del vacunatorio vip montado en el Ministerio de Salud de la Nación, a la que asistió, y aunque no apoyó las bolsas mortuorias que algunos manifestantes colgaron de las rejas de la Casa Rosada, indicó que antes de repudiarlas el presidente Alberto Fernández debería denostar con mayor énfasis lo ocurrido en la cartera sanitaria, donde funcionarios y personalidades recibieron dosis de la droga para protegerse del coronavirus pese a que no eran prioritarios.

"Lo de las bolsas me pareció mucho pero primero que el Presidente eche a todos los funcionarios que provocaron el vacunatorio vip. Si el Presidente no tuvo indignación por el vacunatorio pero sí por esto, por algo que a mí no me gustó, bueno. Eso es alterar el orden de los factores y sí cambia el resultado", dijo sobre el mensaje de Fernández en medio de la marcha.

Ayer, mientras miles de personas en todo el país protestaban por el escándalo que causó la renuncia de Ginés González García, el mandatario escribió en Twitter: "La forma de manifestarse en democracia no puede ser exhibir frente a la Casa Rosada bolsas mortuorias con nombres de dirigentes políticos. Esta acción lamentable solo demuestra cómo muchos opositores conciben la República. No callemos ante semejante acto de barbarie".

"Si el Presidente hubiera repudiado tanto lo que pasó, si les hubiera pedido la renuncia (a todos los involucrados), bueno, yo le daría la autoridad para criticar una acción así", agregó Bullrich en diálogo con radio Mitre.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Al referirse sobre los motivos que llevaron a una parte de la población a salir a las calles, la referente de la oposición enumeró tres: "indignación", porque a su entender existe una "oligarquía kirchnerista" que se vacuna por fuera del cronograma; "profunda injusticia", debido a la idea de que los recursos del Estado se los apropia el partido en el gobierno; y "angustia y abandono", porque la tristeza generada por la polémica de las dosis fue algo transversal. "El 80 por ciento de la Argentina está indignada con esto, gran parte de los que votaron a Alberto también", afirmó.

Además Bullrich hizo hincapié en la moral del kirchnerismo y destacó: "Muchos de los jóvenes que trabajan conmigo fueron voluntarios en hoteles, iban a Ezeiza con esos pasajeros a los que le daba positivo el test. Son todos jóvenes y ninguno se vacunó y están al frente de la batalla. ¿Por qué? porque hay otra moral".

"Si uno es capitán del barco, es el último en bajar del barco. Quienes trabajan y organizan y son responsables, salvo el presidente, deberían estar en la misma cola que los argentinos", añadió la exministra de Seguridad de la Nación. Y tras ello aseguró que desde el Gobierno justificaron sus hechos con un decreto en que modificaron las normas anteriores. "Antes el personal estratégico estaba séptimo en la lista, ahora hicieron una justificación inmoral porque además aunque lo hagan en norma es inmoral. Porque el capitán o la capitana del barco es el último no el primero. El ejemplo es lo que conduce a que la sociedad crea en su dirigencia", insistió.

"Cuando el que tiene la llave la utiliza para su beneficia, arma una oligarquía, concentra el poder para sí mismo, genera indignación", agregó.

Por último Bullrich habló de la situación actual de la Justicia en el país y se mostró conforme con el fallo que condenó a Lázaro Báez a 12 años de prisión por haber lavado US$55 millones de la corrupción. "La cárcel es una expresión pero lo importante es que Lázaro esté condenado a la pena máxima para el delito en que incurrió. También Amado Boudou fue condenado. La teoría del lawfare, lo que Alberto Fernández le prometió a Cristina Kirchner que iba a lograr, fue totalmente derrotada en parte por nosotros como oposición y por muchos jueces que impidieron que esto sucediese".

Antes de cerrar, aseveró: "Hoy en el oficialismo hay una guerra entre ellos por no haber logrado esto y porque el Presidente está como en una calesita en la que no se sabe por dónde va. Creo que no han podido domar y hacer una justicia kirchnerista".

Convocatoria a la marcha #27F en Plaza de Mayo y hacia Av. Roque Sáenz Peña.
Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno