Patas de "pollo dragón", un plato muy apreciado para el año nuevo lunar en Vietnam

En su granja cerca de Hanói, Le Van Hien cría 2.000 "pollos dragones", una ave poco común que debe su nombre a sus patas hipertrofiadas de aspecto escamoso, y que pueden alcanzar un precio de venta de hasta 2.000 dólares a medida que se acerca el nuevo año lunar.

Las patas del pollo Dong Tao -del nombre del municipio donde se cría en el norte de Vietnam- son consideradas un manjar delicado y especialmente apreciadas durante la fiesta de Tet, el año nuevo vietnamita.

Hien elige su mejor espécimen, una ave cuyas patas pesan alrededor de una quinta parte de su peso, vendido a un cliente rico por 150 dólares.

Los pollos dragón excepcionales pueden encontrar compradores por diez veces más, y algunos incluso son presentados en concursos de belleza.

El sabor específico de las patas del pollo dragón proviene de su alimentación a base de maíz y arroz, y de su cría en libertad, explica Hien a la AFP.

Las gallinas ponedoras son criadas en jaulas, pero los pollos, criados para su carne, corretean libremente en un pequeño corral. "Cuanto más camina el pollo, más fuertes y grandes son sus músculos", explica el criador, que inició su actividad hace 15 años.

Un pollo Dong Tao puede pesar hasta 10 kilos y sus patas carnosas son apreciadas por su textura gomosa y bajo contenido en grasa.

La carne se sirve a veces hervida, pero también frita, en estofado, o con limón.

Le Van Luan, que eligió un pollo de Hien con patas bien gruesas como regalo de fin de año para sus padres y socios comerciales, es un cliente habitual.

"La mejor parte del pollo de Dong Tao es la piel de sus patas. Cuanto más gruesas son, más sabrosas", detalla.

tmh/aph/lpm/pdw/del/tmt/mab/zm