Dos patadas bajas y al piso, Ponzinibbio habla de su pelea en UFC 282 y de polémica del Canelo y Messi

Santiago Ponzinibbio quiere construir lo antes posible una nueva ruta al título. Cuando su rival original, Robbie Lawler, sufrió una lesión que le dejó fuera de la UFC 282, el argentino no dudó dos veces en aceptar solo con días un nuevo oponente en Alex Morono.

Ponzinibbio, quien busca recuperarse tras sufrir dos derrotas consecutivas y polémicas por decisión dividida ante Geoff Neal y Michel Pereira, entiende que el reto es mayor, pero no podía dejar pasar la oportunidad ni perder el tiempo para demostrarle a la empresa que aún hay material de campeón en su cuerpo.

Uno de los peleadores más populares de América Latina en la UFC, Ponzinibbio tiene su hogar en el sur de la Florida. Su historia de vida es la de alguien que ha vencido la adversidad -desde enfermedades a incomprensiones- en varias oportunidades, de alguien que no retrocede ni se rinde.

Cuando Saúl“Canelo’’ Álvarez amenazó a Lionel Messi por una supuesta humillación a la camiseta mexicana, el argentino se ofreció en apoyo de su compatriota, pero afortunadamente no hubo que lamentar nada fuera del octágono. Ya bastante tiene con lo que pueda ocurrir este sábado en Las Vegas.

Santiago Ponzinibbio quiere construir lo antes posible una nueva ruta al título. Cuando su rival original, Robbie Lawler, sufrió una lesión que le dejó fuera de la UFC 282, el argentino no dudó dos veces en aceptar solo con días un nuevo oponente en Alex Morono.
Santiago Ponzinibbio quiere construir lo antes posible una nueva ruta al título. Cuando su rival original, Robbie Lawler, sufrió una lesión que le dejó fuera de la UFC 282, el argentino no dudó dos veces en aceptar solo con días un nuevo oponente en Alex Morono.

¿Cómo viviste el proceso del cambio de rival?

“Uno se prepara para una pelea y tiene una estrategia, para Lawler, que era un zurdo y vino el cambio. Me enteré el domingo por la noche. No sabía si iba a pelear. Me preguntaron si deseaba seguir en la cartelera y mi respuesta fue que sí. Yo estaba esperando desde mayo para pelear. Quería pelear dos veces, en septiembre y diciembre. El lunes me llamaron y apareció Alex Morono. Lo importante es estar peleando’’.

Pero no es lo ideal, todo tan apresurado.

“Obviamente, no hay el tiempo para hacer el trabajo estratégico sobre el oponente, pero al final del día soy un peleador nato. Tengo mi experiencia y creo que tengo las capacidades para vencer a este atleta. Así que va a ser algo bueno para mi carrera’’.

La primera regla de un BMF, no puedes rendirte. El Gamebred de Miami pone fin al sueño de Michael Chandler

¿Pudiste hacer algo en cuanto a lo estratégico?

“Es un momento de reajuste en la cabeza. Uno se viene preparando por meses porque se trataba de una leyenda del deporte, pero uno no puede perder tiempo ni energías. Si peleo, con este nuevo rival en este peso, tengo que estar listo y pensar qué debo hacer para vencer a este tipo. La verdad es que no hay tiempo para lo estratégico. Ya ni siquiera se puede entrenar. Ahora el cuerpo debe descansar. Solo debes creer en ti y salir a buscar el desafío’’.

¿Hay presión por la victoria tras dos derrotas donde mereciste mejor suerte?

“Me quedé mordido. Venía con un récord muy bueno. Combatí contra Geoff Neal y Michel Pereira y en mi opinión gané esas dos peleas. Si me hubieran levantado la mano, ahora estaría pensando en el título. Por eso decidí pelear, aprovechar el tiempo, el campamento. Sé que soy capaz de construir ese camino hacia el título. Sé de lo que soy capaz y este desafío viene muy bien’’.

¿Morono es un reto superior a Lawler?

“Si me hablas de nombre, el de Lawler es más grande, porque es leyenda. Si me hablas de momento, este chico viene mejor. Lawler ya no está en la creciente. Morono es un atleta más joven, viene con cuatro victorias al hilo y muy motivado, pero nunca ha peleado contra alguien como yo y el sábado va a entender que cometió un error al aceptar esta pelea’’.

El viernes juega Argentina en el Mundial.

“El viernes me peso primero y luego voy a estar sentado frente al televisor’’.

Viviste con intensidad el tema Canelo vs Messi, incluso te ofreciste.

“Tomé bastante relevancia por la actitud del Canelo. Yo miré el video. No hubo nada irrespetuoso. Messi se destaca por ser una persona humilde y respetuosa. Lo de Canelo fue muy desubicado. Lo hizo para generar polémica o para representar a los mexicanos o porque estaba enojado con el partido y el fútbol te emociona. Acepté las disculpas cuando las dio, pero yo soy argentino, por conocerlo a Leo, cayó muy mal y sobre todo si miras el video’’.

Lo feo quizá fue la amenaza.

“No me gustó el tono, que si me lo encuentro te pego. Pará, cómo le vas a pegar a La Pulga, a un jugador. Por eso dije, bueno, si la va a pegar, avísame que yo voy también. Amo a México, a los mexicanos. Tengo muchos amigos mexicanos. Desde Brandon Moreno, mis compañeros de trabajo en la televisión. No tiene nada que ver. La gente empieza a mezclar y vienen competitividades tontas’’.

¿Y qué hubiera pasado si hubieran llegado a verse en una calle en ese tiempo?

“Dos patadas bajas y al piso’’.