Condenan por abuso de menores a pastor que llamó pecadores a los homosexuales y dijo que merecían castigo tras el ataque a la discoteca Pulse de Orlando

El atentado contra la discoteca Pulse de Orlando horrorizó y enlutó a la nación y golpeó trágicamente, sobre todo, a la comunidad LGBTQ de esa región de la Florida. Por ello, cuando a poco del ataque y mientras se lloraba por los muertos, los heridos y sus familias y la sociedad y las instituciones en Orlando se movilizaban con solidaridad singular para ayudar a todos ellos, las palabras que el pastor Kenneth Adkins dirigió a esa comunidad lastimada fueron doblemente hirientes, ofensivas, homófobas.

Adkins, cuya iglesia tiene congregaciones en Atlanta y  Brunswick, Georgia, y en Jacksonville, Florida, dijo entonces en Twitter, como relata el periódico The Washington Post, que los gays son “todos pecadores” y que recibieron “lo que ellos merecen”.

El pastor Kenneth Adkins, que tras el horrendo atentado en el bar Pulse de Orlando, dijo que los gays eran “pecadores” y habían recibido “lo que merecían” fue hallado culpable de ocho cargos de abuso sexual contra menores de edad. (News4Jax TV)

Solo que en el caso del Pulse se trató de muerte y dolor a manos de un terrorista. Por ello, los dichos de Adkins resultaron ofensivos y absurdos. El tono antigay y, en general, inhumano de esos mensajes de Adkins causó conmoción y repulsión. Como relató en su momento el periódico The Florida Times-Union, las palabras de Adkins fueron condenadas por autoridades y el propio pastor trató de deslindarse diciendo que no se refería a los homosexuales que fueron agredidos en Orlando sino a un grupo gay con el que ha tenido controversias en Jacksonville, Florida.

Pero sus tuits se dieron a poco del atentado en Orlando y, sea como sea, eran profundamente homófobos. Algunos los calificaron de difusores del odio.

Ahora, quien realmente habría “recibido lo que se merece”, de parte de la justicia, fue el propio Adkins: un jurado en Brunswick, Georgia, lo halló hace unos días culpable de ocho cargos por delitos sexuales en contra de dos adolescentes. De acuerdo al Post, Adkins, que tiene 57 años, habría repetidamente forzado a dos menores, una mujer y un varón, a tener sexo en frente de él, incluso en su propia iglesia, y en ocasiones él mismo participó en esos encuentros. Los sucesos tuvieron lugar hace unos siete años, pero la demanda y el proceso comenzaron en 2016 y Adkins fue arrestado en agosto pasado, algunas semanas después de sus comentarios antigay en Twitter.

El atentado terrorista en el club Pulse de Orlando dejó 49 personas muertas y lastimó severamente a la comunidad LGBTQ. Esa tragedia suscitó repudio ante el ataque y solidaridad hacia las víctimas a enorme escala. (AP)

Así, quien vociferaba contra los gays y les llamaba “pecadores” que “merecían” castigo resultó un delincuente convicto. Cuando escuchó el veredicto, comenta la televisora News4Jax, Adkins mostró escasa reacción y su abogado llegó incluso a decir que Adkins rezaba. La defensa ha dicho que apelará, negó durante el juicio los cargos y señaló que las acusaciones estaban fundadas en el deseo del joven, que hoy tiene 22 años, de conseguir dinero.

El abogado de Adkins también alegó que el demandante, que se asumió homosexual y está casado con un hombre, podría haber decidido actuar contra Adkins luego de que el pastor hizo sus notorios comentarios sobre la tragedia en el bar Pulse de Orlando, según el periódico Atlanta Journal Constitution. La adolescente, por su parte, negó que haya sucedido comportamiento impropio de parte del pastor acusado.

Y aunque el caso es complejo y controversial, el jurado halló evidencia contra el pastor y emitió su fallo condenatorio. La sentencia contra Adkins será decretada el próximo 25 de abril y podría, dados los cargos, ser de cadena perpetua.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro