A paso de tortuga las conversaciones post Brexit sobre pesca

RAF CASERT
·2  min de lectura
Unas banderas de la Unión Europea se reflejan en una ventana del Consejo Europeo en Bruselas, el sábado 19 de diciembre de 2020. La Unión Europea y Reino Unido realizan un "último intento" para lograr un acuerdo comercial posterior al Brexit, con derechos de pesca de la UE en aguas británicas, el obstáculo restante más notable para evitar un cambio caótico y costoso en Año Nuevo. (AP Foto/Virginia Mayo)

BRUSELAS (AP) — Los negociadores británicos y de la Unión Europea ampliaron el sábado su enfrentamiento sobre los derechos de pesca de la UE en aguas de Reino Unido y seguían siendo incapaces de lograr un avance decisivo en las conversaciones comerciales destinadas a evitar una división caótica y costosa posterior al Brexit el día de Año Nuevo.

A pesar de cierto movimiento sobre temas importantes para mantener el comercio en marcha una vez que el 31 de diciembre finalice el período de transición del Brexit, ambas partes regateaban las cuotas de pesca y los derechos de los arrastreros sin mucho éxito, convirtiendo un sector de poca importancia financiera en un pararrayos que podría decidir el resultado de nueve meses de negociaciones.

Dos fuentes cercanas a las conversaciones dijeron que las negociaciones seguramente se extenderán hasta el domingo, fecha que el Parlamento de la UE estableció como plazo para dar a los legisladores el tiempo suficiente para aprobar un acuerdo antes de fin de año.

Un funcionario dijo que la UE se negaba a ceder más de una cuarta parte de las cuotas de pesca que el bloque podría perder ahora que Gran Bretaña está recuperando el control total de sus aguas debido al Brexit. Gran Bretaña también sigue firme en que un período de transición de 3 años sería lo suficientemente largo para que los pescadores de la UE se adapten a las nuevas reglas, mientras que la UE quiere al menos seis años.

El funcionario habló bajo condición de no ser identificado porque las conversaciones siguen en curso.

El jefe negociador de la UE, Michel Barnier, dijo que este fin de semana sería “la recta final de las negociaciones”, pero incluso con la línea de meta a la vista y la mayoría de los problemas resueltos, las conversaciones giraron en torno a un sector que apenas contribuye al producto interno bruto de cualquiera de ambos lados.