A paso lento y con presiones inflacionarias, México intenta superar el "trancazo" de la pandemia

·4  min de lectura

Reynaldo venció el covid-19 y el desempleo, pero el dinero no le alcanza. Su caso es una metáfora de la economía mexicana, que se recupera lentamente del golpe de la pandemia y este jueves vio subir nuevamente la tasa de interés de referencia para frenar la inflación.

De 54 años, Reynaldo Pérez se gana la vida con las propinas que recibe aparcando coches en un restaurante-bar de Ciudad de México, cuya clientela sigue reducida.

"Con los gastos sale uno a la par (con lo justo), ni para darse el lujo de salir con la familia", dice este hombre que superó el covid tras pasar dos semanas hospitalizado en octubre de 2020.

Agradece no obstante conservar su trabajo, pues varios negocios vecinos quebraron.

"No aguantaron el trancazo" de meses de restricciones y sin clientes, explica.

Su historia se asemeja a la economía de México, segunda de Latinoamérica y decimoquinta del mundo, cuyo rebote tras la pandemia es insuficiente para remediar la menor actividad, en un contexto de inflación, que alcanzó 6,24% en 12 meses a octubre.

En un intento por detener el alza del costo de vida, el Banco de México (Banxico, central) elevó este jueves su tasa de interés de referencia en 0,25 puntos porcentuales a 5%, el cuarto incremento consecutivo.

El índice de inflación representa más del doble del objetivo de Banxico de 3% +/- un punto porcentual, y la lectura más alta en casi cuatro años.

La entidad prevé, por otra parte, un repunte del PIB de 6,2% este año, que según analistas no basta para revertir el desplome de 8,5% en 2020, el mayor en nueve décadas.

Indicadores como consumo, empleo o inversión y sectores como el turismo siguen por debajo de los niveles previos a la emergencia, señala Gabriela Siller, directora de análisis del grupo financiero BASE en Monterrey (norte).

"La recuperación completa del PIB [a niveles prepandemia] será hasta 2023 y en términos per cápita hasta 2027 si bien nos va", estima.

Analistas encuestados por Banxico esperan que la economía crezca 6% este año y 2,9% en 2022.

- Subir la tasa -

A ello se suma la inflación, propiciada por factores externos como el alza de los productos energéticos y otras materias primas, así como los cuellos de botella en la cadena mundial de suministros.

Aunque el fantasma de la estanflación -perniciosa mezcla de precios al alza y contracción económica- ronda el ambiente, expertos coinciden en que aún no es el caso de México.

Pero esto no ha sido excusa para que Banxico se cruce de brazos.

Con la subida de la tasa de interés, el organismo sigue el camino de otros bancos centrales de la región, como el de Brasil, pero va contramano de la Reserva Federal de Estados Unidos, que teme que una decisión así perjudique la reactivación.

Pese a estos incrementos, las tasas reales siguen por debajo del nivel de inflación, aclara Benito Berber, economista para Latinoamérica del banco de inversión Natixis.

Berber señala además un factor crítico: el bajo nivel de apalancamiento de la economía mexicana. "La gente no pide tanto prestado o los bancos no le prestan, como lo quieras ver", dice el analista, que ubica el nivel del crédito en alrededor del 30% del PIB, frente al 70% de Brasil o más del 100% en Chile.

Detrás de ese fenómeno están la economía informal, que ocupa a más del 50% de la población económicamente activa, y el bajo nivel de bancarización. El sector informal representa casi la cuarta parte del PIB.

- Mal menor -

El escaso acceso al crédito limita a Jesús Moreno, comerciante de tomate, un producto cuyo precio subió más de 13% en septiembre.

"A veces no nos alcanza lo que llevamos para surtir. (...) ¿Qué haces? Nada más [comprar] lo que te alcance", explica Moreno, de 30 años, en un mercado ambulante de la capital.

Los analistas consultados coinciden en que apelar a una suba de tasas es necesario, pese al voto disidente de Gerardo Esquivel, uno de los cinco miembros del directorio de Banxico y cercano al presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

En la anterior reunión de política monetaria, el 30 de septiembre, Esquivel argumentó que subir las tasas es "inefectivo" porque la inflación obedece a factores externos, e "ineficiente" pues afectaría el consumo, la inversión, el crédito y las finanzas públicas.

En medio de este panorama, las remesas que envían los mexicanos desde el exterior se han convertido en un salvavidas tanto fiscal como para millones de familias, con 37.334 millones de dólares acumulados de enero a septiembre y más de 40.000 millones en 2020. Citibanamex estima que cerrarán el año en 49.050 millones de dólares.

jla/axm/yow/mr

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.