PASO. Juntos por el Cambio evitó responder la propuesta oficial para una postergación

Matías Moreno
·6  min de lectura
La reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio
La reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio

Juntos por el Cambio evitó responder hoy si analizará la propuesta del Gobierno para postergar las PASO y las elecciones generales, ante el avance de la pandemia de coronavirus en el país. Así lo definió la cúpula de la coalición opositora en la reunión de la mesa nacional del espacio que se realizó esta tarde, bajo un fuerte hermetismo, en el barrio porteño de Palermo.

“Estamos en contra del cambio de las reglas de juego. Las reglas electorales son sagradas en una democracia. Hasta hoy no hemos recibido ninguna propuesta concreta por parte del Poder Ejecutivo nacional. Y de haberla, tiene que significar una mejora estructural y no solo para esta elección”, señalaron las autoridades del espacio en un comunicado.

Wado De Pedro: “Por la pandemia nos parece bien que las PASO se hagan en septiembre”

Tras las tensiones internas y la desconfianza que generó en el espacio la intención de la Casa Rosada de modificar el calendario electoral, con la excusa de la situación sanitaria, los principales referentes de PRO, la UCR y la CC-ARI se encontraron esta tarde en el Galpón Milagros, un salón de eventos ubicado en la calle Gorriti, para discutir una posición unificada. Luego de debatir el tema a puertas cerradas, los caciques de la fuerza difundieron un texto en el que critican la decisión del Gobierno de impulsar una discusión sobre “cuestiones electorales”, en vez de poner el foco en “la evolución de la situación sanitaria, la falta de vacunas en la escala necesaria, la inflación, el aumento de la pobreza, la inseguridad y los problemas cotidiano”.

“Juntos por el Cambio está comprometido a trabajar junto a todos los ciudadanos que en este momento están en una situación de vulnerabilidad, en su educación, sus empleos, su vida, su salud mental y su bienestar”, completaron.

En ese marco, la principal coalición opositora rechazó la posibilidad de que se apliquen nuevas restricciones para contener la segunda ola de coronavirus. “Nos parece particularmente preocupante que frente al fracaso de la estrategia sanitaria del gobierno nacional la respuesta repetida sea insistir con restricciones excesivas y mal calibradas”, indicaron.

Mañana, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, tiene previsto juntarse con los jefes parlamentarios de la oposición para avanzar con la negociación. El oficialismo buscará impulsar el proyecto presentado en diciembre pasado por los diputados radicales Carla Carrizo y Emiliano Yacobitti, del sector de Martín Lousteau, que propone correr la fechas de las PASO para septiembre, con el fin de acortar el tiempo entre las primarias y las generales.

A mediados de marzo, la Cámara Nacional Electoral fijó el 8 de agosto como fecha para las PASO y el 24 de octubre para las legislativas.

En Juntos por el Cambio rechazan la eventual suspensión de las primarias o la unificación de las PASO y las generales el mismo día, como planteó ayer el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, ya que consideran que esa opción esconde una “ley de lemas encubierta”.

El mitin de Juntos por el Cambio fue organizado por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien seleccionó la sede “secreta” del encuentro en la Capital. Para evitar filtraciones, no se permitió el ingreso de los medios de comunicación al lugar. Y acordaron emitir un comunicado “consensuado” y una foto conjunta tras la reunión.

En la fuerza buscaron mantener la privacidad del concilio después de las fricciones que generó el intento del Gobierno de abrir una negociación con la oposición en la cumbre del martes pasado en la Casa Rosada a la que asistieron Jorge Macri, intendente de Vicente López, y el jefe de bloque de Diputados de Pro, Cristian Ritondo.

En representación de Pro asistieron el expresidente Mauricio Macri, Rodríguez Larreta, la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, Patricia Bullrich, titular de Pro, Ritondo y el senador Humberto Schiavoni, autoridades parlamentarias del macrismo. Los emisarios de la UCR fueron Mario Negri, Luis Naidenoff, Lousteau y los gobernadores Gerardo Morales, (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes). Por parte de la fuerza de Elisa Carrió estarán Maximiliano Ferraro, Juan Manuel López y Maricel Etchecoin. También participó Miguel Ángel Pichetto, uno de los referentes de Peronismo Republicano.

Durante la reunión, que había sido convocado antes de que el oficialismo activara la semana pasada las tratativas para modificar el calendario electoral, también se discutió sobre las eventuales restricciones a la circulación por la suba de casos de coronavirus y la situación económica.

Las tratativas informales para correr la fecha de los comicios se iniciaron hace dos meses en los pasillos del Congreso. En febrero, Ritondo fue sondeado por Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos, para discutir la postergación, como consignó LA NACION. “Hagámoslo por consenso, por una cuestión sanitaria”, le planteó el hijo de la vicepresidenta.

Esas negociaciones quedaron congeladas hasta la semana pasada, cuando el Gobierno puso el tema sobre la mesa durante una reunión en la Casa Rosada con Ritondo y Jorge Macri. El motivo de la cita era la puesta en marcha del Programa de Emergencia de Infraestructura Municipal (Preimba), pero la charla entre los referentes de Pro y los emisarios del oficialismo derivó en el asunto electoral.

Distintas posturas

Durante las últimas horas Carrió expresó que estaría de acuerdo con suspender o postergar un mes las primarias por la pandemia. “Si es de agosto a septiembre, es cuando estará bajando la pandemia, a mí me parece que es razonable”, aseguró antenoche la líder de la CC, en diálogo con LN+. Y aclaró que no está dispuesta a hacer política en medio de la peste.

El ala moderada de Pro, que encabeza Rodríguez Larreta, también se mostró a favor de debatir con el oficialismo posponer un mes las PASO y las generales, si el Gobierno fija “parámetros objetivos” con epidemiólogos que “indiquen que es más seguro hacerlo en septiembre que en agosto”. En esa misma línea se mostraron en privado Macri y Vidal. En cambio, Bullrich desconfía de la jugada del kirchnerismo. Es más, los dichos de Massa, quien pidió suspender las PASO, como reclaman los gobernadores del PJ, o unificarlas con las generales para no “someter a los argentinos a tener que ir a votar dos veces”, aumentaron el recelo de la exministra de Seguridad.

“El cambio de fecha de las elecciones esconde un dardo envenenado: anular las PASO e imponer la antidemocrática ley de lemas, donde valen más las internas partidarias que el debate de ideas”, dijo ayer Bullrich.

Con críticas a la “torpeza” del Gobierno para negociar con la oposición, la mayoría de los referentes de la UCR coinciden en que la eventual postergación de las elecciones es un planteo razonable, pero reclaman “reglas claras” y un “amplio consenso” para avanzar con la negociación.

En cambio, a horas de la cumbre opositora, Morales se mostró en contra de la postergación pese a que originalmente había avalado una modificación: “No estoy de acuerdo todavía. Como criterio general, creo que hay que mantener la normalidad”, opinó el gobernador de Jujuy, quien decidió adelantar las elecciones locales para el 27 de junio, en una entrevista con Radio Continental.

En sintonía con el deseo de los mandatarios del PJ, Valdés se inclinaba por suspender las primarias por la situación sanitaria. En tanto, Suárez (Mendoza) sugirió que las PASO sean “optativas” para aquellos partidos que logren acordar sus listas.

Por su parte, Lousteau reiteró ayer que se podrían postergar o prorrogar un mes, pero remarcó: “No puede haber especulación con las PASO, tienen que estar para organizar los partidos políticos hacia adentro”.