PASO: continúan empantanadas las negociaciones entre Juntos por el Cambio y el oficialismo para postergar las elecciones

Laura Serra
·2  min de lectura
Tras la reunión entre el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, y los líderes de Juntos por el Cambio, las negociaciones por la postergación de las elecciones quedaron truncas
Maximiliano Vernazza/Prensa Diputados.

Pese a la indefinición de Juntos por el Cambio, el Gobierno buscará insistir con la postergación del calendario electoral por un mes. Los tiempos corren: el 10 de mayo próximo vence el plazo que tiene el Poder Ejecutivo para convocar a los comicios de medio término , por lo que el oficialismo pretende tener aprobada la ley antes de esa fecha.

Las negociaciones entre el Ministerio del Interior, a cargo de Eduardo “Wado” De Pedro, y la cúpula de Juntos por el Cambio quedaron empantanadas luego de que estallara, la semana pasada, el conflicto entre el Gobierno y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por la continuidad de las clases presenciales en las escuelas de la Capital. Con el clima político enrarecido, se rompieron todos los puentes entre el oficialismo y el principal espacio opositor y quedaron en stand by las negociaciones pendientes, entre ellas las del calendario electoral de este año.

Los jefes parlamentarios de Juntos por el Cambio se reunieron esta tarde pero nuevamente esquivaron una posición sobre este tema. “Sectores del oficialismo nos amenazan con una sesión para suspender las primarias si no accedemos a la postergación de las elecciones. Dicen que tienen la mayoría de los votos para avanzar. Que lo hagan. El costo político será de ellos por imponer las reglas de juego sin el apoyo de la oposición”, retrucan.

En rigor, el Gobierno no quiere suspender las PASO; el kirchnerismo las necesita para resolver su integración en las listas en algunas provincias dominadas por el peronismo. Juntos por el Cambio también necesita esta herramienta para resolver sus cuitas internas. Con esta coincidencia común, De Pedro y los jefes parlamentarios del principal bloque opositor acordaron, hace tres semanas, negociar una eventual postergación de las elecciones ante el pico de contagios que registra la pandemia. El funcionario propuso que las primarias se realicen el 12 de setiembre y las generales el 14 de noviembre.

Pese a las diferencias entre el ala moderada y el ala dura de Juntos por el Cambio sobre esta cuestión, finalmente lograron esbozar una contrapropuesta: aceptarían la prórroga de las fechas electorales siempre y cuando el proyecto contenga cláusula cerrojo para que el Gobierno nacional no pueda volver a posponer las primarias , o eventualmente suspenderlas, más allá del 12 de septiembre. Ese artículo dispondría la necesidad de una mayoría agravada de dos tercios de los votos para poder volver a tocar el cronograma electoral.

Sin embargo, esta contrapropuesta aún no pudo ser negociada con el oficialismo: el conflicto con Rodríguez Larreta rompió todos los puentes de diálogo. “No recibimos ningún llamado del Gobierno ni del oficialismo de la Cámara de Diputados. Nosotros no tenemos apuro por resolver esta cuestión”, esquivan en Juntos por el Cambio.