"Un paseo en Año Nuevo cae muy bien" a capitalinos

Laura Arana

CIUDAD DE MÉXICO, enero 2 (EL UNIVERSAL).- Este primero de enero no faltaron los ciudadanos que buscaron curar la cruda y el hambre que dejó la celebración por la llegada del Año Nuevo 2023.

Durante un recorrido por el Centro Histórico se pudo percibir a habitantes de la Ciudad de México y turistas buscando la tradicional birria, pancita y chilaquiles en puestos instalados sobre la calle de Motolinia y Gante, en el Centro Histórico.

"Está muy buena la birria. Picocita cae de lujo", afirmó Juan acompañado de sus primos. "Venimos al Centro, nos queda cerca. Y un paseo en la mañana de este Año Nuevo cae muy bien", aseguró Carolina acompañada de sus pequeños.

"No pueden faltar unos buenos taquitos con consomé para revivir el cuerpo", comentó Carlos, quien acudió con su esposa y confesó: "Sí me tomé unas chelitas".

Durante las primeras horas del 1 de enero también se pudo apreciar a grupos de personas en situación de calle tratando de protegerse del frío, y otros que en medio de la fiesta y el alcohol ya no pudieron llegar a sus hogares.

---Otros se ejercitan pese a la mala calidad del aire

Algunas personas, por el contrario, optaron por iniciar el año ejercitándose o haciendo actividades al aire libre, pese a la mala calidad del aire que se registró a lo largo de la mañana y tardel del domingo.

La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) activó a las 10:00 horas la fase preventiva regional por partículas PM2.5 en la zona sureste del Valle de México, derivado de la quema de pirotecnia por la celebración de fin de año. Al mediodía la alerta se levó a fase uno de contingencia ambiental regional, que fue suspendida casi cinco horas después.

Pese a estas condiciones, no faltaron personas corriendo en espacios públicos, así como personas en bicicletas y en patines en calles del Centro Histórico y la Alameda Central.