Qué puede pasar en la guerra de Ucrania después del repliegue ruso en Kherson

Revés para Putin en Ucrania
Revés para Putin en Ucrania

WASHINGTON.- La retirada militar rusa de la ciudad meridional de Kherson abre la puerta a más avances en el campo de batalla, afirmaron funcionarios estadounidenses y ucranianos, pero, insisten en que es improbable que se produzca en el corto plazo un progreso significativo, a medida que el invierno se hace presente y ambas partes refuerzan las unidades de combate con más armas, municiones y personal.

Las evaluaciones de los expertos se produjeron en medio de los indicios de que las fuerzas de Moscú estaban cumpliendo la orden del ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, de retirarse al sureste a través del río Dniéper en un esfuerzo por preservar sus fuerzas. La decisión dejó abierta la posibilidad de que las tropas ucranianas entraran en la ciudad –donde vivían casi 300.000 personas antes de la invasión rusa en febrero– en pocos días, dijo Roman Kostenko, coronel del ejército ucraniano y diputado.

Las maniobras desordenaron un panorama del campo de batalla que ya era caótico tras nueve meses de combates. Algunos funcionarios de Kiev se han preguntado si el anuncio de Rusia es una trampa para atraer a las fuerzas ucranianas.

Guerra en Ucrania; ukraine; Rusia; mundo
Soldados ucranianos trabajan en la reparación de un tanque dañado mientras la movilidad militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania continúa hacia el frente de Kherson en Ucrania el 9 de noviembre de 2022. - Créditos: @Anadolu Agency

Funcionarios estadounidenses evaluaron que Moscú tomó la decisión para evitar que se repitiera su caótico y sangriento fracaso en la región de Kharkiv, en la que las fuerzas ucranianas rompieron las líneas del frente ruso en septiembre, apoderándose de cientos de kilómetros cuadrados y de grandes cantidades de equipo militar ruso abandonado apresuradamente. Esta vez, parece que la retirada rusa es estratégica: se retira proactivamente a posiciones más seguras y se prepara para futuros combates.

“Rusia se dio cuenta de que sería mejor tener una retirada temprana que ser invadida por los ucranianos y sufrir pérdidas masivas”, explicó Jim Stavridis, almirante retirado de la Marina de Estados Unidos y ex comandante supremo aliado de la OTAN. “Los ucranianos no se detendrán hasta retomar completamente la ciudad, ni deberían hacerlo. Tiene un enorme valor geográfico, militar y psicológico”.

Traición

La reconquista de Kherson, con Ucrania izando su bandera azul y amarilla sobre una ciudad que las fuerzas rusas tomaron en marzo, marcaría el último gran revés en el campo de batalla para el Kremlin en Ucrania. Los blogueros militares rusos más agresivos han lamentado la retirada, calificándola de traición.

Stavridis predijo que Ucrania podría incautar una “ganancia inesperada” de equipo militar ruso abandonado y tal vez descubrir pruebas adicionales de crímenes de guerra rusos, “incluyendo lo que se ha convertido en su modus operandi de violación, tortura, detención y asesinato en masa”.

En la región de Mykolaiv, al noroeste de Kherson, un médico ucraniano, Ivan Malenkyi, reveló el miércoles que su unidad ya estaba limpiando las minas colocadas allí por las fuerzas rusas, en un potencial anticipo de lo que podría esperar a las tropas ucranianas.

“Ahora no entendemos nosotros mismos cuál es la línea del frente, la segunda línea o lo que sea”, dijo Malenkyi. “Sólo sabemos que se fueron. A dónde fueron y qué dejaron atrás no está claro”.

Mapa de la guerra en Ucrania
Mapa de la guerra en Ucrania - Créditos: @BBC

El general del ejército estadounidense Mark A. Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, informó el martes por la noche que entre 20.000 y 30.000 fuerzas rusas permanecían en la orilla occidental del río y que tardarían en retirarse. Pero él también vio “indicadores iniciales” de que la retirada estaba en marcha.

“Esto no les va a llevar un día o dos”, aseguró Milley, hablando en un evento en el Club Económico de Nueva York. “Esto les va a llevar días y tal vez incluso semanas para retirar esas fuerzas al sur de ese río”.

Las fuerzas ucranianas han estado avanzando lentamente hacia Kherson durante semanas, apuntando a centros de municiones, puestos de mando e instalaciones de suministro en la región y presionando a las fuerzas rusas, dijo Yuriy Sak, un asesor del Ministerio de Defensa de Ucrania.

“Literalmente, ya no es posible que permanezcan en Kherson porque no pueden suministrar municiones a su ejército, proporcionar provisiones”, aseveró Sak en una entrevista. “Ya no es posible que sigan luchando”.

Invierno

A pesar de que las tropas exuberantes publican en las redes sociales videos y selfies de las aldeas retomadas, los mandos militares ucranianos son reacios a difundir sus próximos movimientos.

“El invierno será un factor”, afirmó Sak. “Podría ser más lento, podría ser más rápido dependiendo de las condiciones meteorológicas. Pero no vamos a parar. Vamos a continuar nuestra contraofensiva metro a metro, pueblo a pueblo”.

Las fuerzas rusas están colocando minas y volando puentes mientras se retiran de la ciudad de Kherson, y existe la preocupación de que algunas tropas puedan estar escondidas en la ciudad, esperando para tender una trampa. Los soldados ucranianos que avanzan también estarán al alcance de la artillería rusa en la orilla opuesta del río.

Pero la retirada total de la ciudad de Kherson se considera ahora inevitable. Las fuerzas ucranianas han atacado las líneas de suministro rusas y han bloqueado la capacidad de Moscú para apoyar a las tropas de primera línea.

“Los rusos pueden organizar todavía algunas trampas en Kherson, pero nunca tuvieron suficientes tropas o logística para mantener esas posiciones en la orilla derecha”, dijo otro asesor del gobierno ucraniano que no estaba autorizado a hablar con la prensa y comentó bajo condición de anonimato.

Un puente destruido sobre el río Siverskyi-Donets se ve en el pueblo recientemente recapturado de Zakitne, Ucrania, el miércoles 9 de noviembre de 2022.
Un puente destruido sobre el río Siverskyi-Donets se ve en el pueblo recientemente recapturado de Zakitne, Ucrania, el miércoles 9 de noviembre de 2022. - Créditos: @Andriy Andriyenko

Cómo sigue

Antes del anuncio de Shoigu, un funcionario de la OTAN dijo que las tropas rusas se encontraban en una “situación desesperada” en Kherson, con una sola línea de reabastecimiento hacia el este.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para compartir un análisis de la evolución de la situación, dijo que, si bien los funcionarios rusos habían pedido la evacuación de los civiles de la ciudad y habían retirado las tropas más experimentadas hacia el este, al otro lado del río, las tropas movilizadas más recientemente habían sido enviadas a la ciudad, dejando el número total de fuerzas rusas allí sin cambios. Los funcionarios de la OTAN no entienden por qué los militares rusos tomaron esa decisión.

Pero al igual que el río Dniéper supuso un obstáculo para que los rusos reabastecieran sus tropas, no se espera que Ucrania pueda presionar fácilmente hacia el este y el sur de Crimea desde allí. En su lugar, según observadores externos y funcionarios ucranianos, es probable que Kiev se centre en interceptar las líneas de suministro rusas que quedan en la península de Crimea, que Rusia arrebató a Ucrania en 2014, y luego cambiar las fuerzas para disputar otros territorios ocupados.

“No tenemos ninguna oportunidad geográfica de liberar Crimea pronto”, afirmó el segundo asesor ucraniano. “Tenemos que liberar primero todo el sur de Ucrania y no vamos a hacerlo desde la orilla derecha del río”.

Mick Ryan, un general retirado australiano que ha seguido de cerca la guerra, opinó que el cruce del Dniéper por parte de las fuerzas ucranianas sería una operación de gran envergadura y que los militares rusos les infligirían importantes bajas si lo hacen. “No lo veo en el corto plazo”, dijo Ryan, que visitó a funcionarios ucranianos en Kiev el mes pasado. “Es probable que los ucranianos busquen otros ejes de avance para despejar el sur”.

Ryan explicó que la toma de la ciudad de Kherson por parte de Ucrania “no es un cambio de juego” en su objetivo de retomar Crimea, pero es un “paso más cerca.” La toma de otras partes de la región de Kherson y la vecina Zaporiyia, al este, deben ser lo primero. “Será una secuencia metódica y deliberada de batallas y campañas en el sur que debe culminar en una campaña por Crimea”, añadió.

Ben Hodges, excomandante del Ejército de Estados Unidos en Europa, también predijo que los comandantes ucranianos pronto podrían hacer una ofensiva en Zaporiyia, sede de una planta nuclear incautada por las tropas rusas. Sabotear el acceso a la electricidad antes del duro invierno ha sido una estrategia clave para Moscú, señaló Hodges, y recuperar el control podría ser una prioridad.

Hodges también escuchó que los comandantes rusos están cambiando las tropas con mayor experiencia por soldados recién movilizados en el sur mientras Moscú refuerza las líneas de defensa más allá del río. Aunque tiene sentido táctico obligar a Ucrania a cruzar el río para avanzar, los reclutas mal entrenados y equipados podrían tener dificultades para hacerlo, opinó.

Hodges predijo que Ucrania podría retomar Crimea a finales del próximo verano. Pero esa misión sería más fácil con la artillería de largo alcance que Estados Unidos ha retenido hasta ahora de Ucrania, dijo.

Cohetes Himars.
Cohetes Himars.

Estados Unidos ha proporcionado artillería de cohetes con un alcance de unos 80 kilómetros, lo que pone a Crimea todavía fuera del alcance de Kherson. Durante meses, Kiev ha solicitado cohetes estadounidenses con un alcance de más de 300 kilómetros, conocidos como Sistema de Misiles Tácticos del Ejército, que podrían alcanzar objetivos militares rusos en la península, pero la administración de Biden se ha negado a enviarlos, por considerarlo una escalada que podría provocar a Moscú.

Llegada del invierno

Los meses de invierno podrían traer consigo dificultades adicionales en el campo de batalla.

A medida que la temperatura baja y la guerra se convierte en una prueba de resistencia y voluntad, las unidades pueden ver agravados los problemas de personal y de baja moral. “No me gustaría ser un soldado ruso sentado en una trinchera en el sur de Ucrania”, dijo Hodges.

A los soldados con poca disciplina les puede resultar difícil soportar el servicio de centinela congelado, dejando huecos en la seguridad para que las fuerzas ucranianas los aprovechen, observó Rob Lee, un experto en el ejército ruso y miembro principal del Instituto de Investigación de Política Exterior.

Otro reto para ambos bandos será limitar el grado en que el frío revele sus posiciones. Los vehículos y las personas producen energía térmica detectable con visores de infrarrojos que llevan los soldados en la mano y que van montados en algunos drones y vehículos.

El invierno también reducirá la cantidad de ocultación por encima de la cabeza, ya que los árboles sin hojas proporcionan poca cobertura. Incluso un generador oculto en una trinchera emitirá calor que ayudará a identificar objetivos para un ataque de artillería, dijo Lee.

Mientras tanto, las fuerzas mercenarias rusas han construido elaboradas líneas de trincheras en el sur de Ucrania, salpicadas de obstáculos piramidales antitanques de hormigón apodados “dientes de dragón”. La medida podría ser un truco de relaciones públicas, dijo Lee, o podría ser una dura lección aprendida de Kharkiv, donde las fuerzas ucranianas aplastaron las líneas rusas no fortificadas.

En cualquier caso, es probable que las líneas del frente vuelvan a endurecerse en la orilla del río mientras las fuerzas rusas y ucranianas se lanzan artillería y morteros en un gélido invierno de sufrimiento humano.

Por Dan Lamothe, Liz Sly, Alex Horton, Missy Ryan y Michael E. Miller