Azulik, un lugar en Tulum para crear conciencia sobre la contaminación de los océanos

Paulina Escudero

La contaminación de las playas está alcanzando niveles exorbitantes. Lo que hace unos años era un paraíso natural con aguas color turquesa, ahora es playa cubierta con sargazo y basura.

Esto no es un fenómeno completamente nuevo en el mundo, pero sí lo es en Tulum. Tulum, ubicado en la costa caribeña de la Península de Yucatán, en el Estado de Quintana Roo, es conocido por sus ruinas mayas y por sus mágicas playas con agua color turquesa, declaradas por la organización World Travel como las más bellas de México y Centro América. Además, es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Tulum

También, Tulum se ha convertido en un destino turístico altamente atractivo alrededor del mundo, siendo uno de los lugares preferidos para los extranjeros y la casa de muchos hoteles y restaurantes maravillosos.

Desafortunadamente, la contaminación está llegando a este destino natural y, como ha sucedido con otras playas, el deterioro en Tulum es cada vez más evidente. Las aguas cristalinas color turquesa se han ido tornando cada vez más oscuras y llenas de sargazo. Esto se debe a los efectos que el calentamiento global está teniendo el planeta. Según la Secretaría de la Marina, el aumento excesivo del sargazo se atribuye principalmente a los cambios en las corrientes marinas, producto del calentamiento global. Sin embargo, se siguen realizando estudios para llegar a una respuesta más concreta con respecto a este problema.

Para trabajar por su cuidado y por su preservación, el gobierno ha tratado de implementar medidas de limpieza para retirar el sargazo de las costas y evitar que el turismo se vea afectado. Pero no basta con quitar el sargazo y la basura de las playas, es necesario atacar a la causa desde su origen. Para eso, algunas organizaciones han puesto campañas y estrategias de concientización en marcha. Y el hotel Azulik, junto con Wine&Food Festival y el reconocido chef neoyorquino, James Kent, decidieron unirse a este movimiento...

Sigue leyendo en HuffPost