Los pasajeros de un avión graban el incendio de uno de los motores en pleno vuelo

Los pasajeros de un vuelo entre la ciudad estadounidense de Denver y Honolulú, en Hawai, se han llevado el susto de sus vidas tras el incendio de uno de los motores en pleno vuelo. El incidente se produjo, al parecer, por un fallo mecánico poco después del despegue y la aeronave tuvo que volver al aeródromo del que había salido para realizar un aterrizaje de emergencia.

En un vídeo grabado por una de las personas que iban en el Boeing 777-200 de United Airlines el sábado pasado, se puede apreciar el propulsor, situado bajo el ala derecha, envuelto en llamas y sin su carcasa de cobertura, ya que esta se había desprendido. Aunque afortunadamente todo quedó en un susto, las imágenes resultan escalofriantes.

A bordo del aparato viajaban 231 personas y 10 miembros de la tripulación que resultaron ilesos y que, en su mayoría, tomaron otro vuelo rumbo a Hawái tras la maniobra de emergencia que tuvo que realizar el piloto. Todos ellos pudieron escuchar el sonido de la deflagración que dañó la turbina e, incluso, algunos tuvieron las fuerzas suficientes para registrar el momento con sus teléfonos móviles.

Algunas piezas salieron despedidas y cayeron sobre una zona residencial de la localidad de Broomfield, ubicada a las afueras de Denver. Así lo indicó la policía de este municipio a través de su cuenta de Twitter donde también pidió a los residentes que no tocaran ni movieran los trozos que pudieran encontrar.

Son numerosas las fotografías publicadas en las redes sociales sobre las partes metálicas del propulsor esparcidas por la zona. También hay varios vídeos que muestran las llamas, la explosión y el instante en el que la aeronave toma tierra tras el incidente. Ahora son las autoridades aeronáuticas de los Estados Unidos las que han tomado cartas en el asunto e investigan qué pudo pasar.