¿Qué pasa en Rusia? Vacunación a paso lento y más de 100.000 muertes

·2  min de lectura
Vladimir Putin, presidente de Rusia
Alexei Druzhinin

MOSCÚ.- En las últimas 24 horas, Rusia sumó otros 9021 casos de coronavirus y 384 muertes, superando así el umbral de 100.000 víctimas desde el inicio de la pandemia, con lo que es el séptimo país con más fallecimientos, detrás de Estados Unidos, Brasil, México, la India, Gran Bretaña e Italia . El dato se conoce en medio de una campaña de vacunación que avanza extremadamente lenta, con solo el 4,97% de la población que recibió al menos una dosis, pese a que su vacuna Sputnik V es requerida por 39 países.

La información sobre los nuevos registros de casos y muertes la dio la sede de la lucha contra la epidemia en el boletín diario. Las muertes oficiales por Covid-19 en Rusia suman 100.017.

¿Cómo es la segunda ola? Las seis lecciones de los países que están en su peor momento

Aunque el número de fallecimientos sigue siendo alto, la cantidad de casos diarios fue disminuyendo desde un pico de casi 30.000 registros diarios a fines del año pasado a poco más de 9000 actuales.

Simultáneamente, el interés en el extranjero por la vacuna rusa se ha disparado desde que los datos publicados en la revista médica Lancet mostraron que tiene una efectividad del 91,6% contra el coronavirus, entre los mejores del mundo. Ese respaldo fue un éxito político, además de científico, para un proyecto que Moscú pregonó en voz alta y que muchos en Occidente pusieron en duda abiertamente.

Pero mientras 39 países están ordenando millones de lotes de Sputnik, el despliegue en la propia Rusia ha sido lento. El país tiene tantas solicitudes para Sputnik V que el Kremlin dice que no puede manejarlas todas con la capacidad de producción actual. El fondo estatal RDIF afirma que abastecerá a los mercados extranjeros desde plantas en el extranjero, no con dosis destinadas a los rusos, pero aún no ha dado detalles ni un cronograma.

Crecen las dudas por los efectos secundarios de la vacuna de AstraZeneca

Además, el gobierno de Vladimir Putin insiste en que no hay déficit de vacunas para uso doméstico. Pero la población se muestra profundamente reacia a recibir inyecciones. Solo se ha vacunado hasta ahora el 4,97% de la población (3,1% con dos dosis) y se administró un total de 11.780.000 vacunas.

Una encuesta del Levada Center realizada hace un mes encontró que solo el 30% de los rusos están dispuestos a recibir la Sputnik V, un 8% menos desde que comenzó el lanzamiento, y a pesar de que los datos de seguridad ahora son públicos.

El mayor temor de la población son posibles complicaciones y la falta de confianza en el Estado, por lo que está muy lejos el objetivo fijado por el gobierno de tener el 60% de la población adulta vacunada en seis meses.

Agencia ANSA y BBC Mundo