¿Qué pasa en Perú? Veinte años de renuncias, destituciones y un suicidio

Delfina Galarza
·7  min de lectura

La noticia de la remoción del presidenteMartín Vizcarra, por parte del congreso peruano, sorprendió al mundo. Para muchos, el mandatario representaba un símbolo de lucha contra la corrupción, y su alto nivel de adhesión popular permitía pensar que correría con otra suerte que la de sus predecesores, que terminaron con renuncias, destituciones o condenas judiciales. Pero no sucedió.

A partir de 2001 todos los mandatarios que gobernaron en Perú terminaron envueltos en escándalos de corrupción vinculados al caso Odebrecht. Después que en 2016 la constructora brasileña admitiera que pagó sobornos a cambio de contratos en casi toda América Latina, la megacausa, que afectó prácticamente a toda la región, indignó a la sociedad peruana y desarticuló a su élite política. El resultado: un desfile de presidentes en problemas, suscitado por renuncias y destituciones.

Perú: el congreso destituyó al presidente Martín Vizcarra

Las casos de corrupción de las últimas dos décadas en Perú derivaron en la prisión preventiva de los tres expresidentes Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski y en la trágica muerte, el año pasado, del exmandatario Alan García. El político, de más de 40 años de trayectoria, se mató de un disparo en la cabeza cuando iba a ser detenido por la justicia, en el marco de una investigación por presuntas vinculaciones con el caso Odebrecht.

"A partir de la caída de Kuczynski, había una enorme esperanza puesta sobre Vizcarra. Se creía que él iba a ser el bastión que iba terminar de limpiar la política peruana", señaló a LA NACION el director para las Américas de la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco. Y, agregó: "Hasta el día de hoy tiene un gran apoyo popular de más del 50%, a pesar del impacto económico devastador que ha tenido la pandemia en el país, uno de los más afectados a nivel mundial, en lo que hace a su Producto Bruto Interno (PBI)".

Martín Vizcarra, tras la destitución en Perú: "Me voy con la frente en alto y el deber cumplido"

Aún así, con 105 votos a favor de la remoción, 19 en contra y 4 abstenciones, el Congreso sacó de su cargo a Vizcarra por "permanente incapacidad moral". El ahora expresidente no pudo escapar a la regla que recae sobre Perú desde la renuncia, y posterior destitución en el 2000, del exmandatario Alberto Fujimori, emblema de la corrupción y los delitos de lesa humanidad en el país. Sin embargo, ¿cuál es el factor que lleva a Perú a encabezar el ranking de destituciones o renuncias, seguidas de prisiones preventivas de sus jefes de estado?

Vivanco, distinguió tres factores a tener en cuenta, en relación a este fenómeno. En primer lugar, el referente de HRW explicó que Perú cuenta con una fiscalía y un ministerio público "empoderados y robustos" de gran apoyo popular. "Los fiscales han logrado procesar y actuar con unos grados independencia que no son usuales para el país ni para América Latina. No es la norma en la región", destacó.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el martes 10 de noviembre

Por otro lado, resaltó también el accionar "encomiable" del poder judicial, en un país donde los escándalos de Odebrecht causaron "un enorme descrédito de la clase política peruana".

"La secuelas de Odebrecht permitieron el surgimiento de una fiscalía empoderada. Por otro lado, un presidente que era considerado como un símbolo de la lucha contra la corrupción terminó involucrado en unos delitos de sobornos y después hay un congreso, de composición mediocre, que se aprovecha de estas circunstancias", analizó Vivanco. Y, completó: "No creo que allí se estén ejerciendo funciones de peso y contrapeso sanas y democráticas".

El pedido para remover al presidente fue presentado por 27 legisladores después de haber difundido reportes que indicaban que Vizcarra supuestamente recibió 640.000 dólares en sobornos de dos empresas que ganaron la licitación de obras públicas cuando fue gobernador de la región Moquegua.

Alberto Fujimori (1990-2000)

El expresidente Alberto Fujimori
Fuente: Archivo

Alberto Fujimori gobernó Perú durante una década y se convirtió en un símbolo de corrupción y de crímenes en el país, lo que lo llevó a cumplir una pena por 25 años de prisión. Mientras enfrentaba en el año 2000 un proceso de destitución en el Congreso, Fujimori escapó a Japón desde donde envió su renuncia por fax, un día antes que el recinto aprobara por 62 votos en favor, 9 en contra y 2 abstenciones, una moción para declarar la vacancia de su presidencia por "incapacidad moral", tal como lo avala la Constitución peruana.En 2005 Fujimori fue detenido en Chile y extraditado a Lima, donde dos años después fue sometido a un histórico juicio en el que recibió la condena de 25 años de prisión por violación de los derechos humanos, corrupción y creación de escuadrones de la muerte.En diciembre del 2017 fue el mismo Pedro Pablo Kuczynski quien le concedió el indulto humanitario.

Alejandro Toledo (2001-2006)

Si bien terminó su mandato, el expresidente Alejandro Toledo es uno de los líderes peruanos implicado en la causa Odebrecht tras ser acusado de haber recibido un soborno millonario de la constructora.

Puntualmente se lo acusó de haber aceptado alrededor de 30 millones de dólares de la empresa constructora, a cambio de favorecer durante su gobierno a la compañía brasileña, por ejemplo, con la concesión de dos tramos de la ruta interoceánica.El expresidente, de 74 años, estuvo los últimos tres años prófugo de la justicia peruana en el área de la Bahía de San Francisco, en Estados Unidos. Actualmente, afronta un juicio por extradición, mientras cumple arresto domiciliario en ese país, debido a la pandemia del coronavirus.

Alan García (1985-1990 / 2006-2011)

Alan García, dos veces presidente de Perú, afrontó durante su último mandato diversas acusaciones por presunta corrupción. Fue investigado en el marco de la causa Odebrecht por presuntos sobornos en la construcción de un tren para Lima.García se suicidó minutos antes de ser detenido por la policía. Un día antes de su muerte se defendió de las acusaciones desde su cuenta de Twitter: "Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza sólo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado".

Ollanta Humala (2011-2016)

El expresidente también se encuentra envuelto en la causa Odebretch, acusado de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir, junto a su mujer, Nadine Heredia, quien era líder del Partido Nacionalista. Humala se encuentra actualmente con prisión domiciliaria esperando ser enjuiciado.Durante su mandato el Congreso censuró por 72 votos a favor, 42 en contra y dos abstenciones, a Ana Jara, su primera ministra, por un caso de espionaje contra opositores y obligó a Humala a buscar un reemplazo por séptima vez.

El exmandatario peruano Ollanta Humala
Fuente: Archivo

Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018)

Pedro Pablo Kuczynski gobernó Perú entre julio de 2016 y marzo de 2018. El expresidente peruano no pudo terminar con su mandato y renunció para evitar ser destituido en el segundo juicio político que le inició el Congreso en menos de tres meses. Fue sucedido por su hasta entonces vicepresidente Vizcarra.Kuczynski, el mandatario de mayor edad que tuvo Perú hasta la fecha, renunció un día antes de afrontar un juicio político en el Congreso, y se convirtió en el primer presidente de América latina en perder su cargo por el impacto de la escandalosa causa de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

Pedro Pablo Kuczynski
Fuente: Archivo

Kuczynski protagonizó dos juicios políticos en su contra acusado de "incapacidad moral", por ocultar nexos profesionales con la empresa Odebrecht. En medio del segundo intento, el exjefe de estado renunció a su cargo. Desde 2017 se registraron cuatro intentos de destitución presidencial en el parlamento peruano, dos fueron contra Kuczynski, que renunció a la presidencia en medio de uno de esos procesos, y otros dos contra Vizcarra.Kuczynski cumple con la prisión preventiva dictada por la justicia peruana que lo imputó por presunto lavado de dinero e irregularidades, como depósitos realizados por Odebrecht a una de sus empresas cuando fue ministro de Economía del expresidente Alejandro Toledo, también acusado de haber recibido un soborno millonario.