¿Cómo pasó el Támesis de ser un río “muerto” a albergar tiburones venenosos?

·5  min de lectura
Las Casas del Parlamento, el Big Ben, el puente de Westminster y el Támesis (Shutterstock)
Las Casas del Parlamento, el Big Ben, el puente de Westminster y el Támesis (Shutterstock)

Un nuevo reporte de la ZSL (Sociedad Zoológica de Londres) sobre el estado del río Támesis llegó a la sorprendente conclusión de que goza de una excelente salud y que ahora alberga 115 especies diferentes de peces y 92 tipos de aves silvestres.

Entre las criaturas que atraviesan ahora sus 215 millas (346 kilómetros) de longitud, desde los Cotswolds hasta el Mar del Norte, pasando por el corazón de Londres, se encuentran caballitos de mar, anguilas, focas e incluso tiburones, como el cazón, el liso y el mielga, según el estudio, la primera “revisión sanitaria” al que se somete la vía fluvial que divide la capital en 60 años.

Los más llamativos de estos visitantes son tal vez los tiburones cazón, que pueden llegar a medir hasta dos metros y vivir medio siglo, y los tiburones mielga, que liberan veneno de sus aletas como medida protectora cuando son desafiados por los depredadores.

Además, ahora hay 600 hectáreas de marismas saladas a lo largo del Támesis, un hábitat crucial para una serie de fauna marina y un plus en la lucha contra la crisis climática por su papel en la captura de carbono.

Aunque lo anterior es una gran noticia, el reporte no es del todo positivo, ya que también señala que el calentamiento global está aumentando la temperatura del agua del río en una media de 36° Fahrenheit (0,2° Celsius) al año y que el nivel del mar sigue subiendo como lo ha hecho desde que se inició el monitoreo de las mareas del Támesis en 1911, ambos presagios preocupantes para el futuro.

Y aunque la calidad del agua ha mejorado, con un aumento del oxígeno disuelto y una disminución del contenido de fósforo evidentes, los niveles de nitrato siguen siendo elevados, lo que la Agencia de Medio Ambiente achaca a los efluentes industriales y de alcantarillado que siguen filtrándose en el río.

El estuario del Támesis y sus hábitats asociados de “carbono azul” son de vital importancia en nuestra lucha por mitigar el cambio climático y construir un futuro fuerte y resistente para la naturaleza y las personas”, declaró Alison Debney, responsable del programa de conservación de ZSL para la recuperación de los ecosistemas de humedales.

“Este reporte nos ha permitido ver en realidad cuánto ha avanzado el Támesis en su camino hacia la recuperación desde que fue declarado biológicamente muerto, y en algunos casos, establecer líneas de base para construir en el futuro.”

La afirmación de que algunas partes del río estaban tan contaminadas que no podían albergar vida natural se remonta a 1957, cuando un equipo de científicos del Museo de Historia Natural de Kensington examinó el Támesis, y su sombría conclusión fue debidamente reportada por Alwyne Wheeler en su artículo “The Fishes of the London Area” para el London Naturalist.

Un siglo antes, el Támesis era famoso por su color turbio y su olor nocivo, y decenas de miles de londinenses enfermaban regularmente de cólera tras lavarse y bañarse en sus aguas entre 1830 y 1860 y se veían obligados a continuar por falta de alternativas.

El gran científico británico Michael Faraday quedó tan asqueado por su suciedad tras realizar un viaje en barco en 1855 que escribió una dura carta a The Times quejándose: “Todo el río era un líquido café pálido y opaco... sin duda, no debería permitirse que el río que fluye durante tantas millas a través de Londres se convierta en una cloaca en fermentación”.

La revista satírica Punch respondió a su indignación publicando una caricatura de Faraday encontrando al “Padre Támesis”, una escuálida figura de Neptuno, y entregándole una tarjeta de presentación.

Una caricatura del Punch de julio de 1855 que muestra al físico inglés Michael Faraday tapándose la nariz mientras le entrega al “Padre Támesis” una tarjeta de presentación (Hulton Archive/Getty)
Una caricatura del Punch de julio de 1855 que muestra al físico inglés Michael Faraday tapándose la nariz mientras le entrega al “Padre Támesis” una tarjeta de presentación (Hulton Archive/Getty)

Sin embargo, la intervención de Faraday fue claramente ignorada, ya que tres años más tarde estalló el “Gran Hedor”, cuando el olor que emanaba del Támesis se volvió tan vil y opresivo como para expulsar a los diputados del Parlamento, y hacía que las ruedas del gobierno se detuvieran hasta que las cortinas se empaparan de cloruro de cal, un episodio que solo se alivió con las lluvias de finales de verano y que sin duda habría apelado al sentido del humor del novelista Charles Dickens, él mismo un antiguo periodista del grupo.

“A través del corazón de la ciudad, una cloaca mortal fluye y refluye en lugar de un río fresco”, escribió sobre el Támesis en Little Dorrit (1857).

Ya era suficiente y el ingeniero civil Joseph Bazalgette fue contratado por la Junta Metropolitana de Obras para rediseñar el sistema de alcantarillado de la capital, de modo que los efluentes se canalizaran hacia el este, más allá de los límites de la ciudad, y dejaran de verterse directamente al agua.

Las obras de su nuevo sistema de tuberías y desagües subterráneos se llevaron a cabo entre 1859 y 1875, y también se construyeron estaciones de bombeo y los terraplenes de Victoria, Chelsea y Albert para facilitar el esfuerzo de eliminación y reforzar sus orillas.

Aunque los diseños de Joseph pondrían fin a los brotes de cólera, se produjo otro episodio desastroso con el hundimiento del barco de vapor de paletas SS Princess Alice tras colisionar con el barco carbonero Bywell Castle el 3 de septiembre de 1878.

Entre 600 y 700 personas murieron en el accidente y muchas de las que no se ahogaron fallecieron posteriormente por enfermedades asociadas al agua, todavía muy comprometida por la contaminación.

Focas tomando el sol en las orillas del Támesis (ZSL)
Focas tomando el sol en las orillas del Támesis (ZSL)

En la Segunda Guerra Mundial, las plantas de tratamiento eran de uso común para limpiar las aguas del Támesis, pero su destrucción por los bombarderos de la Luftwaffe durante el Blitz provocó que los residuos nocivos volvieran a verterse en el río y acabaran con gran parte de sus peces y plantas marinas, un importante revés ecológico para la capital que llevó al nadir identificado por el equipo del Museo de Historia Natural en 1957, un periodo en el que se creía que solo prosperaban las anguilas desde Fulham río abajo hasta Tilbury.

La posterior reinversión en infraestructuras de tratamiento de aguas residuales y una regulación más estricta de los vertidos industriales desde la década de 1960, junto con la reducción del papel de la vía fluvial en el transporte de mercancías en décadas más recientes y un mayor inventario de la fauna y la flora del río por parte de hombres como Alywynne Wheeler, han hecho que el Támesis se despeje gradualmente y recupere su vigor, recuperación que se traducirá en que se convierta en un hogar feliz para los tiburones venenosos en 2021.

Aunque eso podría ser una bendición mixta...

Relacionados

Tiburones venenosos viven en el río Támesis de Londres

Río Támesis se congela en Londres tras histórico descenso de la temperatura en Reino Unido

“Voy a salvarla, tengo que salvarla”: fue lo último que dijo el héroe que saltó al río Támesis para rescatar a una mujer

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.