No era el futuro que imaginaba para una joven “Pasé por la menopausia antes que mi madre”

Emmie en su casa
Durante años, Emma Delaney lidió sola con la menopausia.

Imagina que estás en la adolescencia o en tus 20 y descubres que ya estás en la menopausia.

No era así como Emma, Soe-Myat y Elspeth se habían imaginado su temprana adultez.

Ese diagnóstico fue el comienzo de un viaje solitario para conocer un evento de la vida que todas las mujeres experimentarán con la edad, pero del que rara vez hablan.

Emma

Era una mañana de agosto de 2013 cuando un especialista revisó el expediente médico de Emma Delaney y le dijo que estaba en la menopausia a sus 25 años.

Ella se sentó inmóvil en la dura silla del hospital, su mente entraba y salía de lo que estaba escuchando.

Sus períodos, que no habían regresado desde que dejó la píldora unos años antes, probablemente nunca lo harían.

Era poco probable que alguna vez fuera capaz de concebir de forma natural.

"No supe cómo reaccionar... Me dijo, como si hubiera perdido las llaves, que no podía tener hijos", recuerda.

Emma es parte de un grupo de mujeres afectadas por una condición llamada Insuficiencia Ovárica Primaria (POI por sus siglas en inglés), que se refiere a cualquier forma de menopausia antes de los 40 años.

La mayoría de las veces no hay una causa conocida y las mujeres con POI pueden experimentar síntomas menopáusicos hasta que tengan 50 años.

Aproximadamente una de cada 100 mujeres en Reino Unido se ve afectada por la condición y los expertos creen que podría ser más común que eso.

Pero es un tema que sigue siendo poco discutido.

"No hay suficiente conversación sobre la menopausia en los grupos de edad más jóvenes", dice la doctora Nighat Arif, quien es estrella de TikTok y tiene un interés especializado en el cuidado de la menopausia.

"Por lo general, ves a una mujer mayor, blanca, canosa, que agita un abanico. No es representativa".

Para algunas mujeres, como Emma, no está claro por qué sus ovarios no funcionan, pero el POI también puede ser causado por condiciones autoinmunes, trastornos cromosómicos o cirugía en el útero o los ovarios.

Además de las consecuencias físicas, el impacto psicológico de dicho diagnóstico puede ser devastador. Después de que el médico de Emma le diera la noticia, ella lloró sola en su automóvil durante una hora.

Emma no sabía casi nada sobre la menopausia, excepto lo que había escuchado de las mujeres mayores en la concurrida peluquería en la que trabajaba.

El futuro que había imaginado, cuidar de dos hijos propios, le había sido arrebatado.

Emmie en un parque local.
Emmie en un parque local.

Durante los siguientes meses, Emma recibió tabletas de Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH). Se enteró de que sus ovarios habían dejado de funcionar y su cuerpo no producía suficiente estrógeno y progesterona, las hormonas que rigen el ciclo menstrual.

El desequilibrio había estado afectando su salud durante años.

Se dio cuenta de que la niebla mental que seguía experimentando no era solo parte de su personalidad.

Los sofocos, que se sentían como fuegos artificiales atravesando todo su cuerpo, no habían sido causados por largas horas con secadores de pelo.

Y sus noches sin dormir no se debían al insomnio: eran otro síntoma del desequilibrio hormonal.

No ayudó que su propia madre, entonces con poco más de 40 años, aún no hubiera llegado a la menopausia. Sus amigos estaban empezando a establecerse y tener sus propios hijos.

"Parecía que nadie me entendía", dice.

Emma se volcó en el trabajo y evitó discutir su diagnóstico. Llenaba sus tardes con grandes salidas nocturnas y citas informales: quería ser exactamente lo contrario de sus amigas con parejas y bebés.

"Abusé de mi cuerpo con alcohol y sexo... No me di cuenta de lo mucho que necesitaba hablar de eso con alguien", explica.

Y como si atravesar la menopausia prematuramente no fuera lo suficientemente difícil, para un número creciente de mujeres el diagnóstico se produce después de haber comenzado el tratamiento de otras afecciones graves.

Soe-Myat Noe

Soe-Myat
Soe-Myat entró en la menopausia prematura a los 23 años

Para la estudiante de diseño gráfico londinense Soe-Myat Noe, la menopausia llegó como una consecuencia inesperada del tratamiento contra el cáncer.

A principios de este año, con solo 23 años, le diagnosticaron cáncer de intestino en etapa tres.

La radiación en el área pélvica le dañó los ovarios, pero en ese momento no entendía lo que esto significaría.

"Ellos [los médicos y las enfermeras] se estaban centrando únicamente en mi cáncer y mi tratamiento contra el cáncer... No creo que nadie me mencionara lo que implicaba la menopausia", dice.

Sus síntomas, que incluían zumbidos en los oídos, ansiedad, fatiga, aparecieron repentinamente y fueron graves.

Las conversaciones sobre períodos, fertilidad y menopausia no eran comunes cuando Soe-Myat estaba creciendo, por lo que no sabía qué esperar.

Sus amigas de la universidad, preocupadas por los dispositivos intrauterinos y la píldora anticonceptiva, no podían identificarse con su experiencia.

"Todo lo que me estaba pasando, siempre lo asocié con personas mayores... Sentí que me salté una parte entera de mi vida".

Si bien Soe-Myat podía hablar sobre su salud mental con un terapeuta, no se habían considerado los síntomas físicos de la menopausia.

Tuvo que ayudarse a sí misma, buscando tratamientos en Google mientras estaba agotada por la quimioterapia y lidiando con una sonda estomacal.

Aunque la TRH puede no ser adecuada para mujeres con ciertos tipos de cáncer, había una forma que resultaba segura para Soe-Myat y, una vez que comenzó a tomarla, sus síntomas mejoraron.

Desde entonces, le aprobaron el tratamiento. Además de continuar con la TRH, hace cosas no médicas como salir a caminar y evitar las bebidas calientes para ayudarse a sí misma.

Pero ella desearía haber recibido consejos sobre cómo manejar sus síntomas antes en el proceso.

"No debería ser tan difícil", dice.

Soe-Myat dibujando
Soe-Myat da sentido a su experiencia a través de su obra de arte.

Las cuentas de redes sociales de la doctora Nighat Arif están llenas de mensajes de mujeres que han tenido experiencias similares.

Ella pide una "mejor comprensión de los matices" de la atención de la menopausia entre los profesionales de la salud y quiere que las mujeres de todas las edades "rompan el tabú" en torno a ella.

"Por favor, habla con las mujeres de tu vida... Ten esa conversación con tu madre, tu abuela, tus tías, tus primas, tu mejor amiga. No hay nada de qué avergonzarse, aprende de lo que estás pasando".

Arif dice que ahora a más mujeres se les diagnostica POI debido a una mayor conciencia de los síntomas, pero aún puede llevar mucho tiempo obtener un diagnóstico.

Y, si no se trata, el POI puede tener consecuencias a largo plazo para los huesos, el corazón y la salud mental de las mujeres.

"Algunas pacientes pueden encontrarse en un lugar muy oscuro", dice. "Es posible que hayan querido tener hijos y eso arruina las elecciones de vida que pensaron que podían tener".

En su práctica, la doctora Arif también ve otras consecuencias poco discutidas del POI, como sexo doloroso y pérdida de la libido.

Elspeth

Elspeth en su apartamento.
Elspeth fue diagnosticada cuando tenía 15 años..

Elspeth Wilson, de 23 años, entiende esto muy bien. Diagnosticada con POI cuando tenía solo 15 años, la dificultad con el sexo es un obstáculo que ha sorteado durante toda su vida amorosa.

"Es muy difícil estar en una relación con alguien y querer demostrar que lo amas. Pero tu cuerpo simplemente no está de acuerdo y ciertas cosas son incómodas", dice.

"Lo que me frustra es que los médicos nunca dijeron que esto podría ser un problema".

Elspeth acaba de empezar su primer trabajo después de la universidad, como investigadora de mercado. Aunque elogia a su empleador por brindarle apoyo, navegar esta gran transición con POI puede ser complicado.

"Se suma al síndrome del impostor. Habrá momentos en los que tendré niebla mental y se activará en el peor momento".

Ha encontrado consuelo en un grupo de WhatsApp de otras mujeres en una situación similar. En su chat grupal, nada está prohibido.

"Es reconfortante tener ese espacio para hacer esas preguntas y desahogarse... Si tienes la capacidad de hablar de ello de una manera en la que no tienes una pizca de vergüenza, es mucho más fácil".

Red de apoyo

Soe-Myat, que se unió a un grupo de apoyo en línea para mujeres jóvenes con menopausia inducida por el cáncer, está de acuerdo.

"Me sentí validada", dice ella.

Es una lección que Emma también ha aprendido con el tiempo.

Después de años de tratar de bloquear el dolor de su diagnóstico, Emma finalmente comenzó a hablar sobre sus experiencias de forma más abierta.

Comenzó explicando sus sentimientos a un consejero, quien la ayudó a sentirse más como ella nuevamente.

"No importaba mi diagnóstico, seguía siendo yo... era más que mi diagnóstico... Esa fue una gran lección que aprender".

Hace unos años, conoció a una pareja que comprende su condición y ahora viven juntos.

En Instagram siguió hashtags relacionados con la menopausia y encontró Daisy Network, una organización benéfica creada para ofrecer información y apoyo a mujeres con POI.

Por primera vez, habló con otras personas que entendían por lo que estaba pasando.

Ahora con 34 años, cree que su futuro puede incluir hijos. La donación de óvulos y la FIV serían demasiado molestas, dice, por lo que está considerando adoptar en los próximos años.

Emmie en su casa con su camiseta 'hagamos que la menopausia importe'
Emmie en su casa con su camiseta 'hagamos que la menopausia importe'

Y de vez en cuando usará una camiseta negra en el salón, con el eslogan #MakeMenopauseMatter ("hagamos que la menopausia importe") escrito en rojo en el pecho. Está cubierto de manchas por haber sido salpicado con blanqueador.

Sus clientes comentarán que es demasiado joven para la menopausia, y ella explicará su situación mientras se retoca las raíces.

"Me dicen que han aprendido más sobre la menopausia en los 30 minutos que han pasado conmigo que en toda su vida.

"Me enorgullece que estoy corriendo la voz por todas las mujeres".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Las claves para que tu sujetador no sea una condena.